Cambia tu equipo

Etiquetas: , , , , ,

Si quieres provocar el cambio de tu equipo, crea una cultura de propiedad y reduce los sistemas de control. En lugar de tomar el control, dalo para que tu equipo se controle a si mismo.

El cambio es cuestión de compromiso. Controla tu tendencia a dar órdenes o a transmitir mensajes que minen la propiedad y responsabilidad de tus trabajadores. En lugar de mandar, pregunta: ¿Tú qué harías?, ¿Qué sugieres?

La cultura de propiedad has de cultivarla con mecanismos que den autoridad. Elimina la fácil tendencia a delegar decisiones hacia arriba. En lugar de mover la información a la autoridad, mueve la autoridad a quienes tienen la información.

Hay una resistencia natural al cambio. Para cambiar tu organización, aplica esta fórmula:

Cantidad de cambio = Insatisfacción + Visión + Proceso – Coste del cambio

+ Insatisfacción: crea una crisis y establece un sentido de urgencia. No intentes convencer de la necesidad del cambio con números y estadísticas, hazlo con evidencias visuales. Lo visual es muy poderoso. Hazles experimentar el dolor que supone para el cliente vuestra actual forma de funcionar.

+ Visión: un reto ambicioso une al equipo y le estimula a lograr el objetivo.

+ Proceso: Involúcrales en la decisión. El cambio será visto como un enemigo cuando tú lo propones, pero será abrazado como una oportunidad si son ellos quienes lo sugieren. Ellos deben establecer sus metas.

Coste del cambio: entiende sus resistencias: ¿Qué pierden las personas con este cambio? Las personas están confortables con lo familiar, mientras que lo nuevo les produce ansiedad. Pensarán que la nueva situación tiene riesgos o les puede perjudicar.

La gente está cómoda con el status quo y teme las nuevas ideas. Por eso, tu equipo solo cambiará cuando entienda que el dolor que les puede producir no cambiar es superior a la incomodidad de tener que cambiar. No van a cambiar si no cambian su pensamiento.

Una vez tengas a todos en el barco, debes crear pequeñas victorias, señalarlas y celebrarlas. Pequeños objetivos llevan a pequeñas victorias, que a su vez desencadenan una espiral positiva de comportamiento.

No intentes cambiar todo de golpe. Desglosa tu gran objetivo en pequeños objetivos, concretos y alcanzables. Un elefante no lo puedes comer de golpe, pero si a trocitos. Empieza por una pata.

Implanta en tu empresa el QQC (Qué, Quién, Cuándo). Toda reunión tiene que concluir con un acta y un QQC. Debes ser muy exigente en su cumplimiento. Deja que el responsable de una tarea establezca el cuándo, pero una vez establecido exígele que cumpla con la fecha. Eso creará una cultura de logro que acelerará vuestra velocidad de cambio.

Y, por supuesto, tú debes ser el cambio que quieres ver en tu equipo. Porque muchos piensan en cambiar a los demás, pero pocos en cambiarse a si mismos.

Artículo publicado por Enrique Quemada, presidente de ONEtoONE Corporate Finance, en Expansión.com

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas, Enrique Quemada

Artículos relacionados


INVERTIR NO ES COMPLICADO Es muy común pensar que invertir dinero es una acción complicada y arriesgada. ¿Cuáles son los pasos que hay que seguir? O ¿Cuál es la mejor inversión? Son algunas de las dudas que surgen a la hora de invertir. Hoy en día hay demasiadas opciones p...
Los inductores de valor de tu empresa A la hora de valorar tu compañía y querer sacar de ella el mayor beneficio posible, teniendo en cuenta todo el trabajo que te ha llevado construirla, tienes que conocer los cuatro pilares fundamentales que aportan valor a la misma. 1. El sector en e...
5 claves para la negociación Saber negociar es un arte, y para negociar bien lo primero que debes saber es a dónde quieres llegar y por qué. Primero, tenemos que tener claro lo que queremos obtener como decía el presidente Lyndon Johson: “la convicción convence” y cuanto mejor a...

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

COMPARTIR:

Artículos más leídos

Where is your buyer? ONEtoONE

Suscríbete a nuestro Newsletter:

Artículo recomendado: