Centra tus esfuerzos en capacidades únicas.

6 September. 2016 Etiquetas: , , , , No hay comentarios

Cuando alguien se decide a vender su empresa, tras la revisión de un análisis de balance y cuenta de resultados, surgen preguntas curiosas que todos los asesores financieros se deberían hacer. ¿Por qué tu empresa gana dinero?, ¿Dónde lo gana?, ¿Cuál es su ventaja diferencial?, ¿Cuáles son sus capacidades únicas?, ¿Cómo se diferencia del resto?

La idea de un negocio no es que te copien, es satisfacer una necesidad que no está cubierta por el resto, creando capacidades únicas. Si tus capacidades únicas y los activos generados dentro de tu empresa ofrecen una propuesta de valor a una necesidad que no está siendo cubierta y, además te permite generar buenos ingresos, asegúrate de ser el mejor en el mercado para darle valor a tus clientes.

Siempre ten en cuenta tu análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades). ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? Con respecto a tus fortalezas, ¿Qué oportunidades existen que puedes desarrollar más?, ¿Qué amenazas existen que pueden sacrificar tu empresa?

Tu ventaja competitiva es lo más valioso que manejas y depende de ti que tu enfoque y tus esfuerzos siempre se centren en esas áreas que generan valor a tu cliente y a tu empresa.
Esas fortalezas que te permiten producir una oferta única para satisfacer una necesidad no cubierta.

Tus capacidades siempre tienen que ser reforzadas; construye sobre ellas y compleméntalas con aquellos detalles que faltan para crear ese valor diferencial y satisfacer al tipo de cliente en ese terreno competitivo. Es interesante hacerse las siguientes preguntas para saber si vas bien encaminado o no: ¿Qué capacidades nos faltan?, ¿Qué recursos necesito?, ¿Dónde encuentro gente con las capacidades que me faltan?

El enfoque de tu estrategia debe tener una relación entre tus capacidades únicas y el tipo de cliente que valora esas capacidades. Te tendrás que hacer esta pregunta: ¿Tengo recursos o capacidades que sean únicas y difíciles de imitar? Algunas actividades resultan más difíciles de copiar que otras. Por ejemplo, el precio se copia en sesenta días de media, las innovaciones en un año, las ventajas en fabricación en tres años, las ventajas en distribución en cuatro años y en la ventaja en recursos humanos se tarda hasta siete años para conseguir copiarla.

Debes tener en cuenta que en una compañía existen dos tipos de activos: el software, que es más difícil de copiar (recursos humanos, reclutamiento, formación) y el hardware, que es más fácil de copiar (instalaciones, localización, máquinas). Trata siempre de que los activos fáciles de copiar se conviertan en capacidades únicas para tu empresa.

No hay comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

COMPARTIR:

Where is your buyer? ONEtoONE

Suscríbete a nuestro Newsletter:

Artículo recomendado: