Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

La ayuda en la refinanciación

La crisis financiera ha supuesto, entre otros, el cierre de la financiación de «liquidez» a las PYMES. A día de hoy, la renovación de las líneas de crédito y demás productos financieros para la gestión del circulante prácticamente han desaparecido del mercado. A su vez, también se ha producido de forma generalizada una dilatación en los períodos medios de cobro de los clientes, lo que unido a la caída de la demanda está provocando de unos años hacia acá un incremento de las tensiones de liquidez en las PYMES en general y una preocupación creciente por la gestión del capital circulante.

Una empresa puede tener un plan de negocio solvente, una estructura financiera fundamentada en el largo plazo pero una situación de crisis financiera como la actual, puede provocar un desfase en la gestión del circulante por la retirada de la financiación a corto. Las empresas en esta situación más bien «temprano que tarde» entran en un círculo vicioso por no poder atender a los pagos inmediatos y próximos.

Un diagnóstico a tiempo de la posible iliquidez antes de que ésta produzca es fundamental para prevenir ese círculo vicioso y poder iniciar a tiempo las negociaciones con los acreedores, que serán principalmente las entidades financieras. La no entrada en mora de las posiciones acreedoras, la disponibilidad de un plan de negocio creíble que demuestre la viabilidad de la Empresa y la paciencia en la negociación con las entidades financieras, son herramientas fundamentales para el éxito en un proceso de refinanciación.

En la mayoría de los casos, estas negociones se prolongan en el tiempo debido al número de interlocutores y los procesos de toma de decisiones internas por parte de las entidades financieras, máxime cuando el pool de acreedores es amplio, provocan a su vez un desgaste psicológico en el empresario y en la relación profesional con sus acreedores iniciándose una búsqueda desesperada de financiación adicional que muchas veces no llega a producirse y a la que se ha dedicado mucho tiempo. La consecuencia es que el empresario, la mayor parte de las ocasiones, descuida su negocio y acelera aún más su propia crisis.

Todos estos aspectos anteriores, están suponiendo que cada vez más las empresas decidan contar con un especialista en su proceso de refinanciación. Además, la ayuda de un especialista en Corporate Finance, salvada la situación de falta de liquidez y retomada la senda positiva del capital circulante, podrá abrir nuevas vías al Empresario para buscar alternativas financieras que eviten esta situación en el futuro y mejorar la capacidad financiera de la Empresa.

Javier Carmona, Socio ONEtoONE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.