España post-virus: 20 cambios

Por: ENRIQUE QUEMADA,  CEO de ONEtoONE Corporate Finance


Corea del Sur es similar a España en tamaño, población y democracia. Recibió el virus de China sin aviso, pero actuó con celeridad y tecnología.

Localizaron a los 200.000 seguidores del culto Shincheonji que, tras reunirse, estaban propagando los contagios y les pidieron que se auto-aislasen.  Se detectaron uno a uno los infectados. Adjunto imagen de los 4.363 infectados en esta reunión religiosa de Shincheonji en la ciudad de Daegu. El gobierno coreano puso de inmediato, a principios de febrero, inteligencia artificial, Apps y kits de detección rápida al alcance de los ciudadanos para facilitar el auto-diagnóstico, el seguimiento y el auto-aislamiento.

gráfico 1

Gracias a las Apps, todos saben en tiempo real quién está contagiado. Los puntos verdes del mapa son las personas contagiadas y los rojos las fallecidas.

Como resultado, Corea solo tiene 237 fallecidos y mantiene activa su economía: no ha cerrado empresas, ni colegios, ni impedido reuniones sociales. España lo vio venir con mucho más tiempo. Nuestro presidente explica que se optó por la prudencia, parar la economía y confinar a toda la población.

Adjunto la diferencia en medidas tomadas sobre la actividad económica y social ante el virus por cada uno de estos dos países tan similares en tamaño, población y riqueza: España y Corea.

gráfico 2

Tras las diferentes medidas, España tiene veinte veces más contagiados y cien veces más muertos que Corea. La economía española se ha frenado en seco, con consecuencias ruinosas para gran parte de la población.

¿Somos los españoles menos inteligentes que los coreanos?

Las drásticas medidas de confinamiento aplicadas en España pasarán factura a la actividad, el empleo, la deuda, el déficit y, junto al dramático fallecimiento de personas, se está sumando una acelerada tasa de defunción empresarial.

La combinación de un encerramiento casi total, un colapso de sectores con gran peso (turismo, automóvil, ocio y la venta minorista) y un tejido empresarial pequeño y frágil, producirá en España caídas del PIB acumuladas de un 20% entre 2020 y 2021.

Parece que en el mundo empresarial va a hacer mucho frío, yo ya me estoy preparando.

Visualizo veinte cambios para España:

1. La economía española se japonizará. Se van a producir recortes en consumo, inversión y gasto público. Los ingresos fiscales caerán con rapidez. Si no recibimos una fuerte inyección de deuda desde Europa nuestro país entrará en deflación. La Unión Europea nos ayudará para evitar nuestro defaulty una expansión del populismo.

Ante la gigantesca deuda, viviremos con el pánico constante de que el BCE deje de sostenernos, pues será quien compre nuestros bonos del Tesoro.

2. Habrá una reducción de precios por la bajada de salarios, el hundimiento del petróleo y la presión competitiva de la compra online, que eliminará eslabones en la cadena de suministro.

3. A pesar de la prohibición por el gobierno de despedir, o gracias a ella, subirá el desempleo alcanzando al 30% de la población. Van a perecer compañías enteras. El aumento del salario mínimo del 22,3% en 2019 hará imposible a muchas empresas contratar empleados. A otras las hará quebrar.

Las empresas son como las personas, no resucitan. Se tardará años en regenerar el tejido empresarial, haciendo muy lenta la salida de esta crisis. Una nueva oleada de españoles emigrará.

4. La Deuda Pública superará el 140% del PIB. La combinación del retraso de unas líneas de liquidez que siguen sin llegar a las empresas, los atascos en la gestión de los ERTE, junto a la prohibición de despedir trabajadores, ya ha provocado la caída de más de 150.000 empresas. Esas empresas ya no pagarán Impuesto de Sociedades, ni Seguridad Social, ni tributarán por dividendos y sus empleados entrarán a cobrar subsidio de desempleo, aumentando el gasto público.

5. La banca destinará el dinero con 80% de aval del Estado solo a empresas en sectores con proyección. Cortarán la financiación a compañías que entraron en la crisis con múltiplos de deuda superiores a tres veces su Ebitda en aquellos sectores que más van a sufrir la crisis. Eso incrementará la oleada de quiebras.

6. Subirá el impuesto de sociedades y se incrementarán el IRPF, sucesiones y los impuestos indirectos, para pagar la deuda pública acumulada en la crisis. Para poder competir y exportar, las compañías bajarán salarios a cambio de flexibilidad laboral y mayor teletrabajo. Mejorará la conciliación laboral y mejorarán las ratios de contratación femenina.

7. Para poder ser competitivos, los empresarios convertirán costes fijos en variables, incluidos sueldos; renegociarán los alquileres y acelerarán la sustitución de empleados por robots y tecnología. Muchos empleados preferirán ser autónomos para cotizar lo mínimo.

Dado que la producción se regionalizará, habrá una deslocalización inversa. España jugará un papel importante en la reindustrialización de Europa por disponer de mano de obra especializada (por la industria de la automoción) y barata.

8. Se producirá una severa transformación en la venta minorista. Muchas cadenas de tiendas quebrarán y la compra online alcanzará cotas del 40% en el 2022. En 2019 el 79% de la población en EE. UU. estaba confortable comprando online, en Gran Bretaña el 80%, en Suecia el 84%. En España era tan solo el 12%.

9.Los extranjeros no comprenden por qué somos el país del mundo con más muertos por habitantes, siendo uno de los que más han restringido las libertades.

Esa incertidumbre retraerá a muchos de los 83,7 millones de visitantes que gastaron aquí 92.337 millones de euros en 2019. Un sector que pesaba el 12,3% del PIB y empleaba a más de dos millones de personas.

10. El sector hotelero sufrirá un «largo invierno» y no volverá a la normalidad hasta dentro de doce meses. Sufrirá una concentración, precedida de quiebras y de dura renegociación de contratos de alquiler. Sin embargo, el turismo local se reforzará. Cuando se aplaque el virus, y vuelva la normalidad, los europeos elegirán España frente a alternativas más lejanas y peligrosas. El mundo más allá de las fronteras europeas cambiará y rebrotará la construcción en nuestras zonas costeras.

COVID-19 y el valor de tu empresa

11. Se suavizarán los términos de salida del Brexit buscando una mayor colaboración. Esto beneficiará a España, porque Reino Unido es nuestro quinto socio comercial y representa el 9,8% de nuestras exportaciones, con una balanza comercial de 6.600 millones de euros a nuestro favor.

12. Cuando baja la marea se ve quién ha salido a nadar sin bañador. La crisis ha desmontado el mito de que nuestra Sanidad es de las mejores del mundo. Los médicos lo son, pero carecían de medios y herramientas. España, con tres camas por cada mil habitantes está a la cola de Europa, le supera hasta Grecia con 4,2 camas por 1000 habitantes; Francia, Alemania tiene ocho camas por millar de habitantes.

Cuando pase el virus, una sanidad española agotada tendrá que enfrentarse a una cascada de pacientes, con amplias listas de espera y acumulación de enfermos crónicos físicos y psíquicos.

13.Cambiarán nuestros hábitos de consumo. Seremos más austeros, porque tendremos menos dinero. Además, hemos aprendido a vivir sin lo superfluo y tendremos miedo a otro shock inesperado. Nos haremos más ahorradores.

14. Los precios por metro cuadrado de oficinas caerán, especialmente las grandes. Aumentarán en el futuro los espacios de co-working. Los ciudadanos buscarán viviendas fuera de la ciudad, con jardín, y caerán los precios en el casco urbano.

15. Por sectores, medicina, salud, farmacia, nuevas tecnologías, manufactura, consumo de ocio, plataformas y venta online serán los grandes ganadores.

Turismo, cadenas de tiendas, hostelería, transporte y gimnasios se reducirán. En restauración se producirá una agresiva concentración bajo franquicias.

16. Aumentará el emprendimiento de los mayores de cincuenta años. Ante la dificultad de encontrar trabajo y, habiendo conocido la flexibilidad del teletrabajo, se harán autónomos y crearán nuevas empresas. Ellos regenerarán nuestro tejido empresarial.

17. El teletrabajo ha venido para quedarse. En dos meses hemos avanzado cinco años. España entró en la crisis con un retraso estructural en tecnología. Casi todos han perdido el miedo y aprendido a usar herramientas digitales. Esto producirá en España un salto en productividad y en calidad de vida.

18. La Administración española se ha modernizado en dos meses lo que hubiera tardado años. Europa nos obligará a reducir los veinte ministerios. Se congelará el sueldo de los funcionarios y la contratación pública, porque no habrá dinero y porque se reducirá la burocracia aumentando la eficiencia.

19. Las residencias de tercera edad vivirán una crisis. Las familias llevarán a casa a muchos de sus ancianos. Los abuelos recobrarán valor social y se revertirá la tendencia a verlos como un lastre a eliminar.

20. La crisis nos ha hecho más humanos. Nos ha permitido parar, pensar y cuestionarnos muchas cosas. La dimensión espiritual y la empatía ganarán terreno. Se están recuperando valores esenciales que perdimos en el frenesí pre-covid: responsabilidad personal, respeto por la vida humana, dignidad de la persona, sentido de la muerte, protección de la propia salud y la de los demás, familia, solidaridad, dedicación, ayuda mutua, coraje, benevolencia, cuidado, compasión. Saldremos menos pudientes, pero mejores personas.

El M&A tras la tormenta del COVID-19 (6)

Vienen tiempos duros para España, pero podemos estar agradecidos porque estamos en la Unión Europea, y nos van a ayudar. A nivel mundial, esta situación podría provocar que 130 millones de personas «adicionales» padezcan hambre aguda, duplicando el número de los que ahora están en esa situación. Habrá millones de muertos por las enfermedades relacionadas con esa desnutrición y la pobreza.

Estamos ante el evento socio-económico y geopolítico más importante desde la segunda guerra mundial. Con efectos que cambiarán nuestra manera de trabajar, de consumir, de ahorrar, de viajar y de vivir. Viviremos un brote de globalización a través de las relaciones por videoconferencia y muchas personas se irán a vivir y a trabajar desde lugares más baratos y saludables.

Mientras se aplana la curva y cae el número de muertes, recuerdo a Wiston Churcill, que al final de la anterior Guerra Mundial, en 1945, dijo «No estamos en el final, ni siquiera el principio del final. Estamos quizás en el final del principio«.

gráfico 3

Atrículo escrito por Enrique Quemada, CEO de ONEtoONE Corporate Finance

Fuente: https://www.expansion.com/blogs/quemada/2020/04/24/espana-post-virus-20-cambios.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *