Due Diligence ¿una prueba que superar?

Normalmente cuando queremos comprar algo importante que requiera una alta inversión, no compramos lo primero que encontremos y sin conocer la situación real de dicho producto. Por ejemplo, imagina que quieres comprarte una casa que solamente has podido ver en fotos por Internet, tiene muy buen aspecto y estás interesado en comprarla pero ¿llegarías a hacerlo sin haberla visto en persona y sin comprobar que todo sea cierto? Seguro que no. Con las empresas ocurre lo mismo que con una casa, ya que es una decisión muy importante que conlleva muchas consecuencias y según haya sido tu elección estas podrán ser positivas o negativas. Todo comprador de una compañía necesita conocer la situación real de la empresa a través de una auditora que abarque tanto el área financiera como sus aspectos legales, laborales, etc. Se trata de las debidas diligencias que haría cualquier comprador para saber qué está adquiriendo realmente, a este hecho es lo que se conoce como due diligence.

Tradicionalmente es realizada por el comprador una vez que su oferta ha sido aceptada. Suele tener una duración entre cuatro y ocho semanas, periodo en el que se negocia de forma paralela el contrato de compraventa.

El comprador si va a gastarse dinero en la due diligence suele pedir exclusividad durante un periodo. El vendedor mantiene negociaciones con un sólo comprador corriendo el riesgo de que éste, al estar en exclusividad, exija un descuento final en el precio.


Los resultados de la due diligence pueden ser una herramienta muy importante para verificar si el precio ofrecido es el adecuado o no. Además el comprador puede utilizar sus propias conclusiones sacadas de dichos resultados, como herramienta para negociar el precio o los términos de contrato. Puede darse la opción de que el vendedor necesite formalizar la compraventa de manera urgente, en ese caso se procede a la firma del contrato, pero estableciéndose como condición que el comprador quede satisfecho con los resultados.

El proceso de due diligence pertenece a la parte más sensible del proceso de venta de una empresa, y es sin ninguna duda fundamental y crucial en las operaciones de compra-venta ya que es la manera de encontrar los mejores ajustes necesarios relacionados con la entidad para la venta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.