¿Ves la oportunidad?

Cuando empecé a salir con mi mujer Paloma, mi entonces futuro suegro (que en paz descanse) me decía «Está todo inventado». Yo me enfadaba y respondía: «No es verdad, está todo por inventar».

Veinticinco años después, lo creo todavía más. Si quieres crear una empresa interesante, enfócate en una necesidad que tú tengas, y piensa cómo solucionarla.

Así le sucedió a Frederic Mazzella en navidad del 2003. Intentaba ir de Paris a su pueblo natal. Los trenes y autobuses eran caros para él y tampoco le llevaban hasta su destino final. Sabía que tenía que haber gente haciendo el mismo viaje y que estarían dispuestos a compartir los gastos del viaje. Su problema era encontrarlos. Decidió solucionarlo creando BlaBlaCar, una empresa que conecta pasajeros con conductores.

Lo que diferencia a los que tienen éxito de los que sucumben, es el hambre por solucionar una necesidad y su tenacidad, pues el verdadero emprendedor busca de manera incesante la oportunidad con independencia de los recursos a su disposición. La mejor manera de predecir el futuro es inventarlo.

Muchos emprendedores creen que tienen una desventaja competitiva porque tienen menos recursos que las grandes empresas. Lo que parece una desventaja es un activo, pues la necesidad es la madre de la creatividad y para ser diferente has ser creativo. La adversidad crea genios, la prosperidad los elimina.

La empresa Threadless vende camisetas por Internet. En lugar de contratar diseñadores hace competiciones de diseño entre los usuarios y deja la comunidad vote los más populares. Los diseñadores trabajan gratis para ellos y compiten por prestigio, además, fomentan que sus amigos voten atrayendo más compradores a la web.

Una parte esencial de la creatividad es no tener miedo al fracaso. El éxito no se construye sobre el éxito, se construye sobre fracasos. El fracaso es la clave del éxito porque cada fracaso nos enseña algo. Winston Churchill señalaba que el éxito es una consecuencia de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

Intenta entender en un nivel profundo las necesidades de tus potenciales clientes. Piensa a diario sobre el dolor de tus clientes y cómo les puedes ayudar. ¿Qué necesitan realmente y cómo puedo solucionar su problema en una forma en la que nadie más puede hacerlo?

Surgirán dificultades constantemente, pero has de cambiar tu manera de pensar y ver las dificultades como retos, como fascinantes y jugosas oportunidades de ser creativo. Un pesimista ve la dificultad en toda oportunidad, tú se un optimista que ve una oportunidad en toda dificultad.

Artículo escrito por Enrique Quemada, Presidente de ONEtoONE Corporate Finance Group, para Expansión.com

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas, Enrique Quemada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.