Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Vienen inversores por los 4 costados

El tejido empresarial español está recibiendo inversores de todas partes. Explico por qué.

Los Latinoamericanos se refugian especialmente en España por afinidad cultural, ante el riesgo que presentan sus países por el deterioro en precios de las materias primas. El viento de cola se ha acabado, las economías latinoamericanas están pasando momentos difíciles y sus expectativas de crecimiento son cada vez más oscuras. El FMI espera un crecimiento para el área LATAM de un triste 0,8% en 2015. Si suben los tipos de interés en USA, la liquidez saldrá despavorida de LATAM y el consumo se secará. Las grandes fortunas latinoamericanas lo están viendo venir y buscan mercados alternativos. Nuestro país es su destino favorito.

Por otro lado, estamos viendo un gran repunte de ofertas por empresas españolas de parte de compañías estadounidenses. Éstas están utilizando el efectivo acumulado en sus balances para comprar y, con el favorable tipo de cambio euro-dólar, están encontrando valoraciones atractivas en España. Incluso el capital riesgo americano se interesa, por fin, por España.

También está llegando una gran parte de dinero procedente de otros private equities extranjeros. El 80% de las inversiones de capital riesgo en España en 2014 se realizó por fondos extranjeros. Hoy, gracias a los tipos de interés tan bajos se pueden apalancar para comprar, consumiendo menos capital.

Los fondos alemanes están llenos de liquidez y en su país las empresas están muy caras. Los franceses ven mucho más interesantes las empresas españolas, con un mercado laboral más flexible y sometidas a una fiscalidad inferior.

Los fondos árabes ven con el fracking que el precio del petróleo ya no va a volver a ser lo que era, se ven obligados a invertir en empresas productivas en el exterior para sostener en el futuro el elevado nivel de vida de sus ciudadanos. La empresa española es una opción atractiva y competitiva en un país con seguridad jurídica.

Hasta vienen los chinos. Se trata de la población que más ahorra en el mundo y a la que más gusta el juego y han descubierto un nuevo juego: La Bolsa (en una sóla semana en abril se abrieron más de cuatro millones de nuevas cuentas en China para operar en Bolsa). Como consecuencia, los mercados de valores en Shanghai y Shenzhen se han descontrolado. Las empresas chinas, para mantener sus precios burbujosos, están buscando comprar por aquí empresas que les aporten solidez,balance y les permita multiplicar esa facturación por múltiplos de escándalo.

Esta furia compradora es una bendición en un país como España lleno de empresas sobre-endeudadas. Las empresas inteligentes sabrán capturar esa ventana, aprovechar «la ola de precios altos» y buscar inversores para su compañía antes de que pase la oportunidad.

Artículo escrito por Enrique Quemada, Presidente de ONEtoONE Corporate Finance, publicado en Expansión.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.