Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

La oferta indicativa en un proceso de compraventa

Si hay un momento clave en un proceso de compraventa de una empresa, es la etapa de la oferta indicativa. Es aquí cuando el vendedor quiere ver el verdadero interés del comprador por su empresa. Y ¿cómo lo testea? Gracias al dinero, gracias a la oferta indicativa.

En un momento del proceso el vendedor pedirá que el comprador se moje y que pase de las palabras a los hechos. Hay un punto en el que puede negarse a facilitar más información hasta que el potencial comprador ponga precio y demuestre que es un comprador serio. Es entonces cuando debe presentarse una oferta indicativa.

La gran ventaja de la oferta indicativa es que no compromete jurídicamente.

La oferta indicativa permite crear una referencia de por dónde va el comprador y qué puede esperar el vendedor. Le sirve al vendedor para determinar si merece la pena seguir o no con las negociaciones porque hay posibilidad de acuerdo.

Es también para una manera de enviar al vendedor una señal de que el comprador en serio.

En ella se indica un rango aproximado de precio, si se va a pagar en dinero o en acciones y el tiempo que se establece para firmar un acuerdo de intenciones. Permite también establecer un calendario para la operación. Puede, no obstante, ser un documento vago pues su objetivo es poner por escrito una primera propuesta que sirva para iniciar las negociaciones.

Como ves, una oferta indicativa, aunque sea un documento sin valor jurídico puede provocar gran impacto en un empresario que hasta entonces no se había planteado nunca la venta de su negocio, hasta que no ha visto en realidad el precio de su empresa.

Un comentario en «La oferta indicativa en un proceso de compraventa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.