Los empresarios también son héroes

Durante la crisis de COVID-19, vemos a muchas figuras que son aplaudidas por sus increíbles esfuerzos y su reconocible trabajo. Queremos extender este honor a nuestros compañeros empresarios, que a veces quedan a la sombra de los estereotipos mientras que sus esfuerzos no son reconocidos como deberían.

La verdadera pregunta es: ¿qué hace que un empresario sea un héroe? ¿por qué debemos considerarlos actores esenciales durante esta crisis? ¿por qué merecen tal denominación?

Los héroes son personas que, a través de ciertas cualidades, centran su energía en crear un impacto positivo e impulsar un aspecto particular de la humanidad que necesita de atención especial. Dicho esto, es justo decir que los empresarios encajan en ese papel. Veamos por qué.

Comprendiendo el papel heroico del empresario

Para que podamos descubrir completamente la heroica máscara que llevan los empresarios durante su viaje, debemos entender tres conceptos básicos:

  • El origen de sus sueños.
  • La evolución de sus sueños.
  • El efecto «iceberg».

El origen de sus sueños

Este es uno de los conceptos fundamentales a analizar ya que aquí es donde la imagen del empresario sufre injustamente.

Los empresarios son comúnmente juzgados por sus actividades; la mayoría de las personas piensan que sus motivaciones individuales son superficiales, como por ejemplo: el éxito financiero, motivaciones egocéntricas, entre otras. Teniendo en cuenta que estos son incentivos a los que todo ser humano sucumbe de forma natural, los empresarios de éxito siempre tienen un propósito más elevado detrás de sus acciones.

Los estereotipos opacan esos propósitos más profundos, pero es esencial hacer un esfuerzo y mirar más allá de lo superficial. Esta teoría se explica mejor en el siguiente punto: la evolución del sueño del empresario.

El M&A tras la tormenta del COVID-19 (11)

La evolución del sueño del empresario

Cuando hablamos de que un sueño se convierte en realidad, estamos diciendo que se ejecutaron acciones, se construyó un proyecto y se tomaron decisiones. En otras palabras, se estableció una empresa.

Una empresa bien estructurada tiene dos efectos positivos en la sociedad, que son los siguientes:

Apoya la columna central de la economía y se convierte en parte de una cadena de mando diseñada para sostener un país o una comunidad.

Genera empleos y productividad para una cierta cantidad de individuos que necesitan esa dinámica.

El primer punto es de extrema importancia, porque si no fuera por los empresarios y dueños de negocios las consecuencias económicas podrían ser catastróficas, ya que el sistema necesita de organismos lo suficientemente productivos para mantener una comunidad en ascenso.

Los empresarios también proporcionan un sentido de finalidad a los empleados. Lo que significa que, para muchos, tener un trabajo crea estabilidad y tranquilidad (dos factores cruciales para la contribución de una vida feliz). Las grandes empresas también tienen como objetivo crear un margen de crecimiento para sus empleados, dándoles espacio y tiempo para desarrollar una mejor versión de sí mismos diariamente.

Podemos decir que la creación de una empresa proporciona tanto beneficios económicos a la sociedad como intrapersonales a los trabajadores. Recuerda, todo esto nace de la intención genuina de una sola persona que logró salir adelante construyendo una empresa.

Pero todavía falta algo. Tenemos que comprender el esfuerzo que los empresarios invierten en el desarrollo de sus sueños, los riesgos que asumen y los sacrificios que entregan. Para ello, nos referiremos a lo que llamamos la «teoría del iceberg».

Explicando la teoría del iceberg

La teoría del iceberg es simple; la gente a menudo ve los resultados pero no los esfuerzos que hay detrás de ellos. Se considera que los empresarios tienen suerte, y muchos de ellos no tienen en cuenta los riesgos financieros que asumen, la continua soledad que experimentan, las duras decisiones que deben tomar, la lucha emocional y el costo general de seguir su pasión; sabiendo que en cualquier momento pueden perderlo todo.

Con preocupaciones constantes en su mente, nuestro Héroe debe estar siempre preparado para el próximo desafío, a pesar de estar bajo un importante estrés en la toma de decisiones.

«El mundo está cambiando muy rápido. Lo grande ya no vencerá a lo pequeño. Será lo rápido venciendo a lo lento» R.Murdoch

Al mismo tiempo, el teléfono suena todo el día, todos los días. Los correos electrónicos nunca se detienen. Continuamente llegan peticiones de toda la fuerza de campo (autoridades, bancos, clientes, proveedores, empleados, sindicatos, etc.) que requieren acciones urgentes. También merece desconectarse y relajarse, pero la realidad es que no puede permitírselo. Ser un Héroe significa poner tu vida a un lado para mejorar la de los demás.

España y el covid19

Sosteniendo el peso del mundo

Hoy en día, durante estos tiempos difíciles, los empresarios son más héroes que nunca. La demanda de responsabilidad, estrés, resistencia y capacidad de recuperación han aumentado significativamente. Lo creas o no, los empresarios tienen una batalla diaria que deben librar para mantener su organización estable.

En otras palabras, luchan por mantener los puestos de trabajo, la productividad y todos los beneficios que como héroes aportan a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *