Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Sin más reformas, en 2 años vendrá otra recesión

Algunos tildarán de pesimista este artículo, ya que son claros los signos de recuperación en nuestra economía. A corto plazo tiene razón, pues gracias al asombroso tirón de las exportaciones vamos a ver un tercer y cuarto trimestre mejores, y el año que viene tendremos un crecimiento ligeramente positivo.

Entonces, ¿De qué preocuparse?

La preocupación está en que si ahora no hacemos reformas estructurales más contundentes, veremos pronto de nuevo la recesión, antes de que a nuestra Economía haya tenido tiempo de reducir el desempleo.

¿Por qué?

La liquidez con la que está siendo inundado el planeta (Japón, USA, Europa, China) para recuperar las economías nacionales y para competir en una guerra internacional de divisas, va a ser a medio plazo fuente de inflación en multitud de países. Pronto, según se recupere el empleo en USA y crezca a inflación, la FED volverá subir tipos, probablemente hacia el 2015. Ello meterá presión a Europa, y Europa subirá también los tipos de interés.

Y será así porque en Europa, con unos tipos al 0,5% y una inflación del 1,6% pronosticada para el 2013, se está favoreciendo a los ciudadanos de los países deudores de la periferia (pues con ello pagan menos intereses por sus deudas) y perjudicando a los de los países del centro y norte de Europa (que son ahorradores y ven como su riqueza se deteriora con una inflación superior a la remuneración que reciben por sus ahorros).

Cuando USA abandone la relajación monetaria y repunte la inflación en Europa surgirán fuertes presiones políticas desde Alemania para una subida de tipos (que a sus ciudadanos les favorece como ahorradores). Si para entonces España no ha hecho las reformas estructurales, ha desendeudado empresas reforzando sus fondos propios, ha capitalizado sus bancos, liberalizado los sectores y flexibilizado el empleo, nos encontraremos con una fuerte contracción económica, pues una subida de tipos en Europa golpeará con gran dureza a muchas empresas y familias todavía endeudadas, provocando más concursos y un frenazo aun mayor del consumo.

La riqueza en un país la crea la inversión, y no es posible que haya inversión cuando la banca es incapaz de prestar porque se está desapalancando ni cuando las empresas están saturadas de deudas fruto de desenfocadas inversiones anteriores.

Nuestros gobernantes deben ser valientes para empujar medidas liberalizadoras y deben hacer ya una nueva reforma laboral para flexibilizar la economía. Tienen mayoría absoluta y la población está resignada a aceptar las reformas necesarias. Si dejan pasar esta oportunidad, harán un daño inmenso a España y se lo harán a sí mismos, pues vendrá otra recesión y serán castigados en las urnas.

Enrique Quemada, director general de Finanzas Corporativas de ONEtoONE .

Publicado en Expansión.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.