Acciones que pueden tomar las empresas para enfrentar la crisis del COVID-19

Artículo elaborado por Alfonso Hernández y Federico Cuevas, Partners de ONEtoONE México.

Las empresas continuarán enfrentado retos difíciles para maniobrar durante la crisis mundial por el COVID-19.

Observamos serias afectaciones al empleo, a la capacidad de cumplir con los pagos de créditos, vemos inventarios que se han quedado sin poder salir, hay cuentas por cobrar, proveedores que no pueden suministrar, entre muchos problemas. Esto se ve reflejado, principalmente, en una crisis generalizada de liquidez de las empresas.

Los empresarios están asumiendo el liderazgo para sobrevivir la tormenta. Podemos identificar tres esferas de acción con actividades específicas para enfrentar la crisis: ajustes operativos, finanzas corporativas y mejoras de mediano plazo.

1. Ajustes Operativos

Será difícil trabajar en un crecimiento de la facturación. Entonces, se deberá buscar hacer más ligera la operación con acciones como:

  • Vigilar el costo de ventas:
  1. Cambios temporales hacia materiales de bajo costo.
  2. Concentrar ventas en segmentos más rentables (en el largo plazo, no es saludable concentrarse en pocos clientes pero, como medida temporal, puede ayudar al flujo de efectivo).
  3. Evaluar costos y beneficios de concentrar proveedores (temporalmente) para obtener descuentos por volumen.
  4. Pausar o detener definitivamente productos o servicios no rentables.
  5. Negociar con proveedores y llegar a acuerdos para poder operar durante la emergencia (dar preferencia a los proveedores que ayuden más al flujo de efectivo, aunque se sacrifiquen, temporalmente, otras virtudes).
  6. Eficientar la planeación de demanda para optimizar los inventarios.
  • Gastos Operativos:
  1. Aprovechar herramientas tecnológicas para aligerar procesos y adaptarse al trabajo remoto.
  2. Minimizar o reubicar ubicaciones físicas donde sea posible.
  3. Sacrificar lujo por eficiencia.
  4. Aprovechar activos existentes: aquí hay espacio para la creatividad. Por ejemplo, se pueden poner a la renta los activos que estén ociosos, para otras actividades (e.g. equipo de transporte, espacios físicos, tecnología, entre otros).
  5. La nómina es uno de los aspectos más complicados durante esta crisis. Dependiendo del nivel de apoyo por parte de los gobiernos, las empresas se están viendo en distintos grados de necesidad de llegar a acuerdos sobre estrategias para poder conservar la mayor cantidad de puestos de trabajo posibles. La buena comunicación será la clave.
  6. Reorientar temporalmente procesos y personal para concentrarse en las actividades imprescindibles de corto plazo.
M&A y COIVD19

2. Finanzas Corporativas

  • Aumentar supervisión de la tesorería para que las erogaciones sean las estrictamente necesarias.
  • Hacer una planeación fiscal adecuada.
  • Refinanciamiento de deuda: hay que comunicarse rápidamente con los acreedores para informar de la posición financiera de la compañía. En algunos casos será posible llegar a acuerdos para que la empresa no entre en default. En otros casos, valdrá la pena buscar a un tercero que esté dispuesto a refinanciar la deuda con condiciones más cómodas (la baja en las tasas de interés que estaremos viendo globalmente podrán ayudar a que esto suceda).
  • Operaciones Corporativas: vender operaciones subsidiarias, hacer spin-offs o incluso una venta total de la compañía son buenas soluciones para salir de la crisis.
  • Levantamiento de Capital y/o Deuda: estructurar una ronda de inversión en capital con inversionistas privados, fondos de capital o socios estratégicos. Alternativamente, buscar financiamiento mediante distintos tipos de deuda.
  • Cobranza: redoblar esfuerzos por reducir el saldo de cuentas por cobrar. Se pueden ofrecer descuentos o promociones especiales para evitar dar demasiado crédito.

3. Medio Plazo

Una vez que logremos salir de la crisis, habrá que implementar buenas prácticas para retomar el camino del crecimiento. Podemos destacar acciones como:

  • Profesionalizar los presupuestos periódicos.
  • Tener modelos financieros que permitan proyectar los resultados y flujo de efectivo en distintos escenarios.
  • Mitigar riesgos comerciales, operativos y financieros: concentración de clientes y/o proveedores, pólizas de seguros, flexibilidad para optimizar capital de trabajo, entre otros.
  • Preparar la empresa para poder hacer una venta total o parcial en cualquier momento.

Un buen punto para empezar con las acciones en estos tres ámbitos, es la construcción de modelo financiero para evaluar rápidamente:

  • Necesidades de flujo de efectivo.
  • Estudiar las capacidades de pago de deuda.
  • Identificar oportunidades de optimización del capital de trabajo.
  • Tener una noción del valor de mercado de la compañía.

Y a partir de ahí hacer una evaluación de las opciones disponibles:

  • Refinanciar deuda.
  • Buscar financiamiento externo mediante capital (socios inversionistas) y/o deuda.
  • Venta total o parcial de la compañía.

En ONEtoONE México podemos ayudarle. Ya estamos trabajando con clientes para apoyar durante la crisis. Es momento de tomar acciones para salir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *