cuando vender mi empresa

¿Cuándo es el momento de vender mi empresa?

Escrito por Simón Restrepo , Socio de ONEtoONE Corporate Finance Colombia

¿Cuándo es el mejor momento para vender mi empresa? Esta es una pregunta clave, así como en la bolsa de valores hay un tiempo ideal para vender una acción, en los mercados privados también hay momentos en los cuales se debería considerar esta decisión, y el precio es solo uno de los varios factores que hay que tomar en consideración.

En el mundo ideal, una vendería su empresa en el momento en el que tenga un mejor precio. Este precio estará en función de los estados financieros que tenga la compañía, mirando valores como, por ejemplo, las ventas, el EBITDA y en función del mercado, con los múltiplos de valoración que varían a través del tiempo, con ciclos donde se pagan altos múltiplos como en este momento, o ciclos donde se pagan bajos múltiplos, como en la crisis del año 2008.

cuando vender mi empresa

Fuente: bvresources.com/dealstats

¿Cuáles son los factores que pueden impulsarme a vender mi empresa?

A continuación, te muestro algunos de ellos:  

  • Cuando haya perdido el rumbo , y después de varios intentos de retomarlo no haya sido capaz de lograrlo: uno puede ir navegando en el mar y perder el rumbo, se perdió el mapa y la brújula, se dañó el GPS y no sé adónde ir. En el mundo empresarial eso se podría traducir en: la competencia está cada vez más difícil; el negocio necesita inversión , pero no tengo forma de financiar dichas inversiones; ya no soy capaz de administrar el negocio; he buscado ayuda , pero no he encontrado la solución definitiva; los márgenes han bajado y ya no sé qué hacer. Lo que estoy describiendo es una realidad para muchas personas.El mundo cambió y algunos negocios no supieron adaptarse y ahora es difícil incluso mantener el negocio en marcha a largo plazo. 
  • Cuando no quiero seguir trabajando y no confío en nadie más para que administre mi legado : algunas personas se pasan toda la vida viendo crecer sus negocios, acumulando patrimonio, pero no han tenido la oportunidad de tener el tiempo disponible para cumplir otros sueños. Entre esos sueños pueden estar, por ejemplo, viajar por el mundo, aprender un nuevo deporte oa tocar un instrumento, compartir más tiempo en familia, hacer un máster en algún tema interesante como Historia. De poco sirve morir siendo el más rico del cementerio, si tienes sueños importantes por cumplir y ya tienes un patrimonio que te permite retirarte, no sigas posponiendo esos sueños.El COVID nos enseñó que la vida es más frágil de lo que parece y por muy buena salud que tengamos, en cualquier momento nos vamos ir. Recuerdo un empresario importante en Latinoamérica que estaba por encima de los 70 años, tenía un yate en el Mar Mediterráneo y quería vender su empresa para disponer de más tiempo libre después de haber trabajado sin parar durante varias décadas, vendió el 51% de su empresa y murió un año después. Tal vez si hubiera vendido su empresa 10 años antes cuando ya era rico, hubiera podido disfrutar mucho más de su familia y de su yate. 
  • Cuando el futuro del negocio es incierto: hay negocios que por su naturaleza tienen los días contados, como aquellos bajo el riesgo de ser Amazonizados. Eso quiere decir que puede llegar un monstruo como Amazon y afectarlo fuertemente como ha pasado con la industria del retail en los Estados Unidos, donde cada año se cierran miles de locales incluso se cierran icónicas empresas que fueron muy exitosas y que no han sido capaces de competir con el gigante tecnológico.

Esto también ha pasado con empresas disruptivas como Uber y Airbnb que rápidamente cambian las reglas de juego. Recordemos que las empresas y algunas industrias pasan por el ciclo de vida del producto:

vender mi empresa

Y para algunos el momento de madurez o declive de la curva puede significar que es hora de tomar decisiones y salir de cierto negocio o de cierta industria.

  • Cuando te hagan una oferta difícil de resistir: muchas personas no están vendiendo sus negocios, pero reciben una llamada o un correo electrónico inesperado de un banquero de inversión , que les propone entablar una conversación con un posible comprador interesado en su negocio, en esos casos , aunque no esté vendiendo el negocio es importante escuchar y revisar cuales son los pros y los Conozco un famoso empresario en Colombia que recibió una oferta de 800 millones de dólares por su negocio, en su momento rechazó la oferta porque estaba muy contento con los resultados de su compañía, un par de años después la compañía valía muy poco por motivos externos a su voluntad y hoy en día su negocio no vale nada.
  • Cuando tienes muchos hijos y no tienes un buen plan de sucesión: “Abuelo rico, hijo noble, y nieto pobre” , eso lo leí en un artículo de Harvard Business Review, donde describían el problema que existe con las empresas familiares , muy pocas sobreviven varias generaciones.
  • Tener muchos accionistas esperando rendimientos, puede impulsar un negocio a aumentar su política de repartición de dividendos, disminuyendo la reinversión y afectando los resultados de la compañía en el largo plazo. Esto sin contar todos los problemas familiares y divisiones que puede generar la administración democrática de una compañía donde algunos accionistas pueden no tener la formación o la experiencia para tomar decisiones que generen valor a la empresa ya los accionistas en el largo plazo.En estos casos, puede ser preferible materializar hoy las utilidades de muchos años y dejar a cada heredero inversiones pasivas que no impliquen mucha administración como, por ejemplo, propiedad raíz.
  • Cuando descubres que hay otros negocios mejores : es interesante ver que una de las primeras compañías que compró Warren Buffet fue Berkshire Hathaway, que en un principio era una empresa del sector textil confección, el cual después de intentar administrar exitosamente decidió cerrar dadas las dificultades de competir con Asia, los bajos márgenes, los altos costos laborales y las necesidades importantes de reinversión que generaba la compañía. Él decidió liquidar ese negocio, pero conservó la sociedad de Berkshire Hathaway como vehículo de inversión que después utilizó para invertir en negocios de seguros, distribución de muebles, empresas de alimentos, bancos, etc.

El oráculo de Obama (Warren Buffet) Tiene una frase famosa y es que en algunas ocasiones es mejor cambiar las velas del barco que tratar de tapar los huecos por los cuales se mete el agua, en otras palabras, hay veces que es mejor cambiar de negocio.

 « Si se encuentra en un barco con filtraciones crónicas, es probable que la energía dedicada a cambiar de barco sea más productiva que la energía dedicada a reparar fugas ».

Hay negocios muy difíciles, como aquellos que tienen mucha competencia, bajos márgenes, implican mucha logística, dependen mucho de terceros o son muy arriesgados. Aquellos donde muchos factores tienen que salir bien para tener éxito, implican grandes inversiones de capital, complejos manejos de inventario y de cartera con clientes. Hay otros negocios que son más sencillos, no necesitan grandes inventarios, los plazos de cobro a clientes son bajos, gozan de buenos márgenes de rentabilidad y no necesitan tanta reinversión. En esos casos vale la pena desinvertir o vender ese negocio difícil, y utilizar esos recursos para invertir en otros negocios.Puede que un negocio no sea rentable para su propietario actual, pero puede ser rentable para un tercero que pueda administrar mejor o que lo pueda consolidar con otros negocios para generar sinergias.

Por último, no veo mucho sentido cuando los padres o abuelos de una familia tienen un patrimonio muy importante pero sus hijos, que no fueron tan exitosos económicamente, no tienen ni para pagarle la universidad a los nietos. 

¿No sería mejor hacer un reparto en vida y conservar digamos el 50% del patrimonio en posesión de los padres para permitirles a los hijos hacer algunas inversiones aun siendo jóvenes y además mejorar su calidad de vida? Conozco algunos casos cercanos en los cuales las cabezas de una gran familia tuvieron un momento de liquidez, vendieron un activo o una empresa por una cantidad importante, y repartieron parte de dichos recursos entre sus hijos, los cuales pudieron mejorar su calidad de vida, comprar algunos activos generadores de renta y darles una mejor educación a sus hijos.

Ahora, yo haría un reparto en vida de recursos económicos, pero no un reparto de acciones con derecho a voto. El motivo de esto es que algunos herederos utilizarán dichas acciones para entorpecer el manejo de la compañía, y en muchos casos eso se traduce en recompras no voluntarias de acciones de parte de la misma compañía para solucionar el problema. Las recompras en acciones en sí no son malas pero los altercados familiares asociados a participaciones accionarias si son muy perjudiciales, tanto para las relaciones familiares como para las compañías.

Autor: Escrito por Simón Restrepo Barth , Profesor de Finanzas, miembro de Juntas Directivas, Banquero de Inversión, Partner de ONEtoONE Corporate Finance. Magíster en Finanzas de la Universidad de los Andes y certificado en valoración avanzada con altos honores en NYU | STERN.

Sobre ONEtoONE

En ONEtoONE tenemos un amplio conocimiento del sector y de las actividades de compra y venta de empresas ya que hemos participado en más de 1.000 mandatos. Trabajamos para ser los mejores asesores en compraventa de empresas del mundo. Nuestros recursos humanos, tecnologías, bases de datos, experiencia y procesos están enfocados en ayudarte a vender tu empresa a aquel inversor que más pueda pagar, esté donde esté. Te ayudaremos a tener éxito y asegurar el premio a tantos años de creación de riqueza.

Podríamos darte nuestra opinión sobre rangos de valor y otros aspectos de una posible operación corporativa.  Si necesitas asesoramiento o estás interesado en la compra venta de empresas contáctanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.