Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

La emoción de tu trabajo

Si tienes la fortuna de tener trabajo, disfrúta su emoción, porque una quinta parte de los españoles no consigue uno.

La pasión no la vas a encontrar fuera. Si no te apasiona lo que haces, la culpa habitualmente no es del entorno, es tuya. No pienses que tu situación mejorará cambiando de empresa pues tu problema está en ti y te lo llevarás contigo en las maletas cuando cambies de trabajo.

El precio del éxito es trabajar con ilusión, dándolo todo en ese momento, porque entonces te haces un maestro en ello y las personas disfrutamos y crecemos con aquello en lo que somos buenos.

No esperes al éxito, en el proceso es donde debes disfrutar. El mundo profesional es un tobogán de emociones: alegrías, retos, frustraciones y disgustos. No cesan de pasarnos cosas queetiquetamos como buenas o malas. Cada vez que las calificamos como malas disminuye nuestra alegría y se incrementa nuestro estrés.

Si tú miras tu historia profesional con retrospectiva descubrirás que muchas cosas que en su día calificaste como malas, no lo fueron. En realidad fueron buenas y te ayudaron a crecer. Por eso te animo a que seas generoso y califiques lo que te sucede como bueno o neutral, pero nunca como malo. Ese cambio de actitud cambiará tu vida.

Cuando ocurran cosas que te desagradan no te culpes ni culpes a otros. Sencillamente acéptalo, sonríe y continúa. Los profesionales pasamos demasiado tiempo auto recriminándonos, culpando a los demás o poniendo excusas por lo que no ha salido bien, en lugar de simplemente levantarnos, aprender y mirar hacia delante.

Disfruta de las situaciones difíciles, conviértelas en un reto: ¿a ver cuánto tiempo aguanto totalmente enfocado en lo que me dice este compañero que no soporto? Juega también a buscar elementos positivos en él y descubrirás muchísimos. Haz de tus retos más difíciles o tediosos un juego y tu eficacia cambiará.

Si quieres disfrutar y crecer sé un agente de motivación. Crea energía a tu alrededor para contagiar a tus compañeros de la misión corporativa, para que vean el sentido de lo que hacéis y lo disfruten.

Disfrutarás si eres audaz. No temas la derrota. No hay victoria o derrota. Cuando haces el esfuerzo, ganas siempre, porque el éxito no se construye sobre el éxito, se construye sobre fracasos. El fracaso es la clave del éxito porque cada fracaso nos enseña algo. Churchill decía que el éxito es el resultado de ir de fracaso en fracaso con gran entusiasmo.

Pensamos que vemos el mundo como es, pero no es verdad. Vemos el mundo como somos nosotros. Por eso no busques fuera las claves de tu éxito y disfrute, buscalas dentro, están en ti y en tu actitud. Quita tus filtros mentales negativos y descubrirás puertas donde antes veías paredes. Entonces serás un profesional valioso, atractivo y todos querrán trabajar contigo.

 

Artículo publicado por Enrique Quemada, presidente de ONEtoONE Corporate Finance, en Expansión.com

2 comentarios en «La emoción de tu trabajo»

  1. GRAN ARTICULO, APLICABLE NO SOLO AL MUNDO LABORAL SINO TAMBIEN AL PERSONAL… Y LO QUE ES MEJOR MUY RECOMENDABLE PARA NUESTROS HIJOS

  2. Son reglas de oro para crecer como persona y como profesional. No son las circunstancias que nos rodea en el día a día, sino uno mismo quien puede marcar la pauta y objetivos que desea alcanzar. El largo recorrido se alcanza solo marcando etapas y terminarlas, no desistir nunca aún en los peores momentos, resistir y mantener una actutud positiva conllevará para alcanzar el reto.
    Gracias enrique, artículos como este ayuda y mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.