¿Por qué es útil valorar tu empresa?

A nadie le gusta que se le quite valor a algo propio, ni tampoco dar mucho valor a algo ajeno que, desde su punto de vista, no lo tiene. Sin embargo, en la venta de una empresa ninguno puede poner la mano en el fuego por un valor exacto. La clave está en llegar a realizar una buena valoración que se ajuste lo máximo posible al objetivo del vendedor y que no resulte un disparate para el comprador, y viceversa. Para ello se necesita a un grupo de expertos que lo logre.

La valoración de empresa: un arma de negociación

La valoración de empresa no es una ciencia exacta, pero si quieres vender tu empresa resulta fundamental realizarla para tener más “armas” y plantear una buena negociación con los potenciales compradores, quienes también realizarán su propia valoración para determinar cuánto estarían dispuestos a pagar por la empresa. En cualquier caso, un comprador utilizará el método que demuestra que vale poco y un vendedor usará otro para demostrar que vale mucho.

Te puede interesar: ¿Cómo valorar una empresa? Los métodos de valoración de empresas más utilizados?

¿El entorno afecta al valor? Sí, ten en cuenta que las empresas no son islas, su valor depende también de factores externos. Por ejemplo, otros competidores, alternativas de inversión, etcétera.

Los datos son los reyes de la valoración. Antes de abordar cualquiera de los métodos de valoración, es crucial validar que los datos financieros históricos que dispone la empresa sean precisos. Solo de esta forma, en coherencia con el planteamiento estratégico, se podrá realizar una proyección fiable. Asimismo, la valoración será de mayor calidad cuanto mayor sea la información disponible respecto al modelo de negocio de la empresa y de las variables que afectan al desarrollo de su actividad.

Qué analizar en una valoración

Existen varias fórmulas de valoración de empresas, como por ejemplo analizando los Flujos de Caja Libre, los Múltiplos de Compañías Comparables o de las Compañías que cotizan en Bolsa. La clave del análisis reside en el equipo encargado de la operación, ya que valorar tu empresa puede resultar más complejo de lo que aparenta en un principio. Por ejemplo, para analizar el Flujo de Caja Libre, se han de tener en cuenta factores futuros, como la proyección de la compañía, la posibilidad de alianzas con otras compañías, inversiones en I+D, cambios en las regulaciones, posibles cambios en los hábitos de los consumidores, la internacionalización de compañía o la posibilidad de adaptar el producto/servicio a mercados extranjeros, la posibilidad de explotar nuevas gamas de producto, etcétera.

Con el objetivo de ayudarte a realizar una buena valoración de tu negocio, en ONEtoONE hemos elaborado este completo y gratuito eBook en el que aprenderás a desarrollar los principales métodos de valoración y conocerás los conceptos clave que giran en torno al valor de una empresa, a través de nuestra experiencia como asesor en cientos de operaciones de compraventa durante más de quince años. Y si aún te quedan dudas, no dudes en contactar con nosotros. 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *