La Due diligence: análisis a realizar

La Due diligence: análisis a realizar

Hemos visto anteriormente el concepto de Due diligence y la importancia de llevarla a cabo en el proceso de compraventa de una empresa.  En el siguiente artículo explicamos 2 aspectos importantes a analizar en ella: el circulante y otras inversiones

 

El circulante de la Due Diligence

Te recomendamos que en la due diligence te fijes de manera especial en el circulante (activo circulante y pasivo circulante). Compara la situación del activo y pasivo circulante con los dos años anteriores y observa si hay variaciones significativas. Si las hay, pueden estar haciendo «arreglos» para que la empresa parezca que vale más.

1- Los días de cobro: Es un ratio que nos indica el número de días que la compañía tarda en cobrar a sus clientes. Si los días de cobro se están alargando puede estar teniendo un problema de cobro. Es posible que esté mostrando más ventas y beneficios en la cuenta de resultados, pero los clientes no le van a pagar. Con lo que si la compras vas a tener un problema futuro de liquidez. Tal vez haya incrementado mucho las ventas pero haciéndolo a clientes inadecuados, es decir, morosos. Si los días de cobro se han acortado mucho en los últimos meses, el vendedor puede estar acelerando el cobro para que haya más caja y –como lo habitual es que al valor de la empresa se le sume la caja- poder llevársela como caja excedente a la hora de la venta. Si eso es así, se va a llevar un dinero que es tuyo y tú vas a tener un agujero.

2- Las existencias: Es un ratio que nos dice el número de días de compras que la empresa tiene en almacén. Si tenemos 60 días de stocks, todo lo que venderá los próximos 60 días está en almacén. Si los días de existencias se han alargado en los últimos tiempos, tal vez tenga mucho material obsoleto que no tiene salida. Si se han acortado respecto a los años anteriores puede que el vendedor se haya dedicado a vender existencias de manera acelerada para hacer caja y poder llevársela él antes de la venta o sumarla al precio de venta.

3- Los días de pago: Es un ratio que nos dice el número de días que la compañía tarda en pagar a sus proveedores. Si el ratio es 60 días, significa que todo lo que hemos comprado durante los últimos 60 días todavía no lo hemos pagado. Si los días de pago se han acortado, puede suceder que los proveedores no se fíen de la empresa y de su situación económica y le estén exigiendo que pague al contado si quiere que le vendan, o tal vez esté gestionando mal sus pagos (haciéndolos demasiado pronto) y tú tengas la oportunidad de alargarlos y generar con ello más caja. Si se han alargado los días de pago, puede significar que la empresa está retrasando pagos para que haya más caja y así poder él llevársela.

Si ves inconsistencias entre estos ratios y los de los años anteriores, debes investigar más a fondo y buscar una explicación. Es bueno que compares también con datos de la competencia (días de cobro, pago y existencias) y veas si hay discrepancias (no debería haberlas, pero si las hay deberías analizar por qué). Empresas como INFORMA o AXEXOR te pueden facilitar los ratios de sus principales competidores a partir de la información que presentan en el Registro Mercantil.

Si ves que hay inconsistencias claras en el circulante que te perjudican, deberás proponer un precio de compra inferior que elimine el efecto de las manipulaciones. Estás buscando comprar una empresa con un fondo de maniobra estable, no uno manipulado el último año para la venta.

Si las ventas de la compañía son estacionales, no te vale el fondo de maniobra de cierre de ejercicio, tendrás que calcular la media de fondo de maniobra y de la deuda de todos los meses para tener una visión real de la compañía. Si compras la compañía cuando la actividad es más baja y la compras sin caja, tendrás un problema  para financiar el crecimiento del balance según se necesite dinero para comprar existencias y pagar a proveedores.

 

Otras inversiones

Otro sitio donde buscar discrepancias es en las inversiones en activo fijo (maquinaria y similares). El vendedor puede haber retrasado estas inversiones para que haya más caja en la empresa y poder él llevársela antes de la venta. Eso te perjudica porque tú serás quien tenga que reponer esa caja que se ha llevado, dado que las inversiones hay que realizarlas. Por tanto, si ves que el último año hay menor inversión en activo fijo que en los años anteriores, busca el por qué.

Tal vez la maquinaria esté más obsoleta de lo que muestran los cuadros de amortización y sea urgente reponerla para seguir siendo competitivo. Te puedes encontrar con que compras la empresa pensando que no hay que invertir hasta dentro de tres años y, al día siguiente de ser el nuevo propietario,  descubrir que se necesita hacer urgentemente una compra de maquinaria para poder competir. Chequéalo.

No te quedes en el documento que te presenten con los resultados de la due diligence, repasa con el equipo responsable del documento cada aspecto que han mirado en la empresa y pregúntales por cada tema, puede que el sapo esté escondido en una de las páginas del documento y pase desapercibido si no te lo explican los auditores en detalle.

Busca pistas que suenen raras, intenta encontrar inconsistencias aunque sean pequeñas y tira entonces del hilo. Todo el tiempo que dediques a eso te servirá para entender mejor la compañía y, en ocasiones, para evitarte serios disgustos posteriores.

Debes investigar también otros temas que no aparecen en el balance: demandas contra la compañía, contratos, crédito a clientes, acuerdos con empleados de pago en dinero no declarado o compromisos de futuro sueldo variable, etcétera.

Si las instalaciones pertenecen a los socios mira con detenimiento el importe por arrendamiento que paga la empresa. No vaya a ser que en la cuenta de resultados que te presenten figure un coste de alquiler que está por debajo de mercado y al aplicar un coste más lógico disminuyan drásticamente los beneficios.

Todas estas averiguaciones que se han mencionado pueden ser determinantes para el futuro de una empresa, y es posible que no puedas llevar a cabo cierto tipo de análisis sin la ayuda de un experto. Si necesitas una guía y un equipo fiable con el cual sacar adelante esta fase del proceso de compra de una compañía, ¡no dudes en contactarnos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.