Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Un inversor para cada etapa de mi empresa (II)

Si en el artículo anterior nos centrábamos en los inversores para las primeras etapas de vida de una empresa, en esta entrada buscamos analizar los inversores más idóneos para las etapas de consolidación de una compañía.

Desarrollo de capital

Para que una empresa supere la etapa de start-up, habitualmente se requiere que al menos hayan pasado tres años desde su fundación.

La empresa en ese momento es ya una realidad, ya que exististe una estructura empresarial en crecimiento. Lo más común en esta etapa de las empresas es que la caja que genera sea inferior a la que necesitan para financiar su crecimiento. Esto es un fenómeno natural porque primero las compañías tienen que pagar dinero para abastecerse de productos. Para recuperar la inversión tendrán que venderlos y esperar al cobro, por eso cuanto más crece, más tienen que gastar primero y, si no se encuentran inversores para apoyar ese crecimiento, sucede en ocasiones lo que se ha llamado morir de éxito . Un crecimiento muy rápido y la caja está vacía, por lo que la entidad entra en concurso de acreedores.

Esto hecho es especialmente grave en las empresas con un bajo porcentaje de beneficios sobre ventas, pues las necesidades de fondos para financiar el crecimiento no son cubiertas por los beneficios y, cuanto más crece la empresa, más se vacía la caja. Si quieren seguir creciendo, necesitan inversores.

En empresas en crecimiento, invierten los capital riesgo especializado en capital desarrollo y los family offices.

  • La family office

Una family office es una oficina creada para la gestión integral del patrimonio de una familia: esta oficina se ocupa de sus inversiones financieras, inmobiliarias, empresariales, su fiscalidad, su sucesión y su planificación financiera global.

En España hay muchas oficinas familiares . En los últimos años se han creado bastantes para gestionar patrimonios fruto de la venta de una empresa o de un importante activo inmobiliario perteneciente a una familia. Al año se venden en España más de 3.000 empresas, y algunas familias, tras la venta, crean su family office.

Los grupos familiares que han vendido empresas buscan invertir en otras empresas para acogerse a deducciones para reinversión, pues si una empresa ha realizado plusvalías en una desinversión tendrá que tributar al 30% (tipo general del Impuestos de Sociedades), pero puede reducir esa tributación a tan solo un 18% (ahorrándose los impuestos correspondientes al 12% de la plusvalía) si reinvierte durante los tres años siguientes en alguna empresa tomando una participación superior al 5%. Esta oportunidad fiscal es un incentivo claro para la inversión de las family offices en otras empresas.

Muchos de estas family offices están optando por crear sociedades de capital riesgo para su inversión en empresas no cotizadas, pues la fiscalidad del capital riesgo les permite pagar solo un 1% de las plusvalías que obtengan en sus inversiones frente al 18% o 30% si invierten como persona física o como sociedad mercantil.

Como hemos visto, una vez que se ha dotado a la empresa de una estructura empresarial y se necesita capital para financiar el fuerte crecimiento, el capital desarrollo juega un papel fundamental. Son etapas en los que la empresa consume mucha caja y no se pueden repartir dividendos, pues todo lo que genera debe destinarlo al crecimiento.

 

Operaciones apalancadas sobre empresas maduras

Durante eta etapa de la vida de la compañía el crecimiento deja de ser tan acusado. La empresa entra en una etapa de madurez, en la que incluso puede repartir cómodamente dividendos, con una generación de beneficios estable.

En esta etapa aparecen como posibles compradores o inversores los fondos de capital riesgo especializado en compra con deuda (llamados en inglés buy out ). Son fondos que aprovechan la capacidad de endeudar (también llamado apalancar) la compañía para ofrecer un precio más elevado al vendedor.

Para estos fondos resultan interesantes las compañías que generan beneficios estables y que tienen poca deuda, pues utilizarán el endeudamiento como palanca para la compra.

Intentan poner poco capital y endeudar mucho la operación ofreciendo como garantía para los bancos los flujos de caja futuros que reportará la empresa adquirida. Que estos flujos sean predecibles y recurrentes es necesario para que el banco preste más dinero.

Las operaciones de compra se realizan a través de sociedades instrumentales denominadas NEWCO (Compañía Nueva) .

La importancia de disponer de una estructura empresarial

La empresa no tiene por qué tener una etapa de cierre. Debe estar estructurada para que pueda tener continuidad en el tiempo, una vez alcanzada la etapa de madurez. Para que se pueda vender una empresa es necesario que tenga una estructura empresarial que le permita ser independiente de su propietario.

Es preciso que la empresa tenga vida por sí misma. El fundador o propietario debe ser, aunque importante, un pasajero en la empresa. Sólo en ese caso tiene sentido una venta a otro grupo empresarial oa algún equipo directivo acompañado de una entidad de capital riesgo.

Esto es relevante, pues en muchas ocasiones el empresario es la empresa y cuando quiere venderla no se da cuenta de que la compañía sin él no tiene valor, pues el propio empresario juega un papel tan importante que yéndose se lleva el valor con él.

Cuando se produce esta circunstancia, hay dos alternativas si el dueño quiere abandonar el negocio dándole continuidad. O bien preparar la empresa para la venta dotándola de estructura empresarial, o deshacerla vendiéndola por partes (las máquinas, las naves, las existencias, etc.) y resolviendo o indemnizando los contratos que tengas, sean laborales o empresariales.

Si se encuentra en plena búsqueda de inversores, puede contactar con nosotros ya que somos asesores en la búsqueda de inversores .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.