El Contrato de Compraventa

Llega la última fase del proceso de compraventa de una empresa. Superada la due diligence donde el comprador ha podido analizar el verdadero estado de la compañía en venta, es el momento de plasmar el acuerdo y precio a través del contrato de compraventa, Pero ¿qué es este contrato? Se trata del contrato que se formalizará en escritura pública ante notario y que recoge todos los términos y condiciones de la compraventa.

Lo más habitual es que sea el comprador, junto con sus asesores legales, el encargado de elaborar la primera versión del contrato, aunque hay excepciones, como los procesos de subasta en el que se entrega a los contendientes un borrador para que lo devuelvan con sus modificaciones y ofertas.

Hay que tener mucho cuidado con la redacción del contrato de compraventa: una línea en el contrato puede marcar la diferencia entre un buen y un mal acuerdo. Lo ideal es contar en esta etapa con buenos abogados que tengan experiencia contrastada en contratos de venta de empresas.

El contrato de compraventa no puede ser sencillo: la venta de una empresa es enormemente compleja, pues integra una pluralidad de activos y pasivos, de relaciones y contratos con otros, por eso muchos empresarios se asustan al ver la cantidad de páginas que contiene la primera versión del contrato.

¿Qué contiene el contrato de compraventa de una empresa?

Este contrato contiene cinco apartados fundamentales: 1) Descripción de la transacción, 2) Condiciones del acuerdo, 3) Manifestaciones y garantías, 4)Límites en la responsabilidad y 5) Condiciones.

1) Descripción de la transacción

Este apartado contiene un índice que detalla los asuntos que se tratarán en el contrato. Después, se explica quiénes son las partes que intervienen, se presenta una exposición de sus intenciones y se continúa con una definición de los términos más recurrentes que aparecerán en el contrato.

En caso de que se trate de una venta de activos se han detallar de forma precisa los activos que entran en la transacción y las obligaciones que se transfieren. Asimismo, se definirá si queda fuera de la transacción alguna propiedad que el vendedor utilice habitualmente, como un vehículo, plaza de garaje o, incluso, su vivienda.

Si no es venta de activos sino de acciones o participaciones, se incorpora una parte que define qué es exactamente lo que se vende (por ejemplo: todas o parte de las acciones). Cuando hay varias empresas y participaciones de empresas, se clarifica con detalle qué es lo que entra dentro del perímetro de la transacción.

2) Condiciones del acuerdo

Lo primero que se señala el contrato de compraventa es el precio. Incluye con todo detalle las condiciones, formas de pago, previsión o no de pagos aplazados, pagos variables en función de cumplimiento de objetivos (conocido en inglés como earn out), moneda de pago, circunstancias que producirán ajustes en el precio (pues el precio final se basará en el balance a la fecha de cierre del acuerdo). En el contrato también se recoge si la caja excedente (la que no es necesaria para la actividad y que podría haber sido repartida) forma parte de la transacción o se la lleva el vendedor como dividendos.

3) Manifestaciones y garantías

Por un lado, el vendedor manifiesta o garantiza que determinados aspectos o circunstancias de la sociedad son exactos, correctos y veraces. Algunos de los eventos que el vendedor debe corroborar son los siguientes: que la compañía pertenece a los firmantes y estos tienen poderes para realizar la venta y celebrar el contrato, que no vulneran ninguna ley ni otros contratos previos, que la empresa tiene tal número de acciones, que han sido entregadas copias de los estatutos al comprador, que los estados financieros son correctos, que la compañía no ha sufrido ningún cambio sustancial en su operativa desde la due diligence (como puede ser por ejemplo la repartición de dividendos, subido sueldos o suscrito nuevos contratos que perjudiquen al comprador), que todos los pagos de impuestos están al día y son correctos, que son suyas las patentes y marcas, que no hay juicios pendientes contra la empresa, que no tiene pasivos ocultos, etcétera.

En caso de inexactitud, incorrección o falsedad de la información, el comprador de la empresa puede ser indemnizado por el daño causado, una contingencia o una pérdida. Para ello, se establecen cláusulas de garantía de responsabilidad.

» En caso de inexactitud, incorrección o falsedad de la información, el comprador de la empresa puede ser indemnizado por el daño causado, una contingencia o una pérdida. Para ello, se establecen cláusulas de garantía de responsabilidad.

Por otro lado, se describen las contingencias que tiene la compañía y que ya están incluidas en el precio para que el vendedor quede exonerado respecto a los daños o reclamaciones que esas contingencias puedan ocasionar al comprador. En muchas ocasiones se pone precio a esas contingencias.

Como se compra basándose en un balance de una fecha anterior al cierre que luego se ajustará y actualizará tras este, las manifestaciones y garantías suelen cubrir el periodo intermedio de los dos balances, manifestando el vendedor que durante ese periodo no han realizado prácticas distintas a lo habitual en el negocio para beneficiarse a costa del comprador.

Lo ideal es que el vendedor de la compañía tenga preparado un balance final preparado para la fecha de firma para que los ajustes en precio se hagan en ese acto, de esta manera se evita que posteriormente quieran retirar fondos de la scrow account aduciendo los compradores que se han producido alteraciones en el balance que les afecta negativamente. También se introducen manifestaciones o garantías de que comprador y vendedor tienen capacidad para celebrar el contrato y que no vulneran ninguna ley ni otros contratos previos.

4) Límites en la responsabilidad

Se suelen incluir límites a la responsabilidad del vendedor en la cantidad que se le puede reclamar: responsabilidad con Hacienda, con la Seguridad Social o con terceros. También se establecen límites temporales a la reclamación de responsabilidad, salvo en los casos de contingencias fiscales, laborales, de Seguridad Social o administrativas, en las que el límite temporal coincide con la prescripción legal.

El contrato generalmente establece una cantidad mínima de responsabilidad por encima de la cual se puede discutir la responsabilidad del vendedor, para que las partes eliminen la posibilidad de cualquier problema menor. Para cada transacción, dependiendo del tamaño, la cantidad será aquella en la que las partes se sientan cómodas para estructurar el acuerdo.

5) Condiciones

En algunas ocasiones, se firma un contrato de compraventa con el cierre condicionado a que se cumplan determinados hitos como la obtención de autorizaciones, cesión de contratos o que el vendedor haga determinadas operaciones con anterioridad (como la venta de un terreno o su legalización adecuada en el registro correspondiente). El contrato hará referencia al mantenimiento de otros contratos que tenga la sociedad con otras sociedades o al alquiler de las instalaciones que pertenecen al vendedor durante un plazo. Se acordará que el vendedor no puede competir con la empresa durante un período determinado y su obligación de no contratar empleados para otros negocios.

En aquellos supuestos en los que parte del precio se fije con base a la obtención de determinados resultados futuros vía un precio aplazado, el vendedor debería exigir mantener control sobre la obtención de dichos resultados, bien vía su permanencia en la empresa como consejero y/o apoderado, bien estableciendo su derecho a vetar la realización por parte de la sociedad de aquellas operaciones que pudieran impedir alcanzar los resultados previstos. En cualquier caso, la negociación y redacción de esta parte del contrato es esencial y de gran importancia para evitar problemas futuros.

Si el comprador exige la permanencia en la empresa, por lo menos durante un mínimo de tiempo, para asegurar una correcta transición y traspaso del negocio, el vendedor debe ser consciente de lo que ello implica y estar dispuesto a aceptarlo y asumirlo.

Los anexos

Adicionalmente al contrato vienen los anexos. Es muy importante resaltar que forman parte del contrato y tienen valor jurídico. Suelen ser muchos folios y conviene entender su relación con el contrato y cómo vinculan a ambas partes.
Si está pensando en vender su empresa, antes de firmar el contrato de compra, tendrá que pasar por diferentes etapas que le ayudarán a maximizar el precio final. Estos pasos pueden ser decisivos para el futuro de la empresa. Si necesita la guía de un equipo confiable durante el proceso, no dude en contactarnos.

Si te planteas la venta de tu empresa, previo al contrato de compraventa, tendrás que pasar por diferentes etapas que te ayudarán a maximizar el precio final. Estos pasos pueden ser decisivos para el futuro de la empresa. Si necesitas asesoramiento durante el proceso, no dudes en contactar con nuestro equipo de asesores.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *