LA COMPRA DE UNA EMPRESA: CÓMO PREPARARLA

¿Alguna vez has pensado en lanzarte al mundo empresarial pero crees que no tienes las bases para hacerlo? A menudo hay ganas de emprender, pero el proceso de crear una empresa desde el principio puede parecer una tarea casi inabordable.

Si este es tu caso, puede que no hayas pensado en una buena opción que está a tu disposición: comprar una empresa.

Comprar una empresa ya existente y que esté en venta puede ser una oportunidad para empezar un negocio sin pasar por el proceso de iniciarlo desde cero.

¿Ya habías pensado en ello? ¿Te ha llamado la atención alguna empresa en venta? Como en todas las elecciones de la vida, hay empresas en venta que se adaptarán a tu visión y tu proyecto y otras que no.

Saber distinguir cuál comprar puede marcar la diferencia entre el dar el primer paso para emprender tu aventura empresarial con éxito, o, por el contrario, empezar esa aventura con mal pie. No te preocupes: para esto existen asesores profesionales que pueden acompañarte en este proceso y aconsejarte la mejor elección. Para que puedas enfrentarte con ilusión a tu proyecto empresarial con la tranquilidad de saber que no estás dando ningún paso equivocado en tu camino hacia el éxito.

Te presentamos una serie de pasos para no equivocarse en la compra de una empresa:

1. Identificar el sector en el que quieres comprar tu empresa

El primer paso para llevar a cabo la compra de una empresa es definir el tipo de empresa que estás buscando. ¿En qué sector quieres desarrollar tu actividad? Tendrás que investigar las perspectivas a medio y largo plazo del sector, observar la competencia y prestar atención a los cambios en las regulaciones y leyes. Si quieres conocer realmente las posibilidades de la empresa que deseas comprar y saber cómo es el servicio que ofrecen, postúlate como cliente para experimentarlo de primera mano.

2. Ponerse en contacto con la empresa para la compra

Después de una profunda investigación el siguiente paso es dirigirse a la empresa ideal. Hay que tener en cuenta un presupuesto, el tamaño de empresa deseado, la ubicación y el volumen de beneficios anual y, por supuesto, si va a tener éxito. No debes ofrecer un trato que no puedas cumplir.

Si no tienes claro cómo llevar a cabo todo este proceso, lo mejor es contratar a profesionales para la negociación.

3. Abrir negociaciones

Llegado el momento de la negociación de la compra de la empresa, se tiene ya una imagen detallada de la compañía y del sector en el que opera. Con ello, se pueden empezar las negociaciones con los propietarios para llegar al mejor acuerdo para ambas partes. El primer punto de negociación es el precio, tras una valoración. Después se debe formular un plan para que la operación llegue a buen término.

4. Valoración de la empresa

La etapa de valoración de la compra de una empresa es la más importante  para garantizar el éxito. Los activos a menudo constituyen la mayor parte de cualquier valoración. Pueden ser el valor de propiedad e inmobiliario o también la maquinaria y el equipo, dependiendo de la empresa. No se debe pasar por alto tampoco la importancia del volumen de negocios, la rentabilidad o los contratos vigentes.

5. El acuerdo de venta y compra de la empresa

La finalización del contrato de compraventa marca la etapa final del proceso de compra de la compañía. Mientras tanto, los jefes de acuerdo establecen en términos amplios, no vinculantes jurídicamente, una visión general de la compra. Un acuerdo de compra y venta otorgará a ambas partes sus obligaciones legales.

6. El pago

Hay varias opciones para realizar el pago de la compra de una empresa, dependiendo del tamaño y la escala de la compra.

El pago de una compra a gran escala, como puede ser la compra de una multinacional, puede tener un funcionamiento más complejo, con múltiples fuentes. Para una compra a menor escala, el método más común es un pago directo.

El pago puede provenir de medios privados, inversores, bancos o compañías de préstamos, entre otras. A veces los propietarios actuales pueden ceder el control total de su negocio en la venta, pero solo toman un porcentaje del valor total una vez completado, a cambio de una participación continua en las ganancias de la compañía.

Tras estos pasos, con los documentos finales completados, los contratos firmados y el acuerdo de pago vigente, habrás completado la compra de tu nueva empresa.

Este proceso es previo a emprender sueño empresarial. Puede ser un proceso lento, extenuante e implicar mucho trabajo. A menudo puede desgastar al comprador y mermar su ilusión e iniciativa. Pero no es necesario que malgastes tu energía en este proceso.  Existen empresas como ONEtoONE, que pueden guiarte y acompañarte, para que dediques toda tu pasión y ganas a tu proyecto empresarial, asegurándote que has adquirido la empresa adecuada para hacerlo realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.