Tag Archives: compra de empresas

¿Qué financiación se puede usar para comprar una empresa?

Si estás pensando en comprar una empresa, llegará el momento en el que te plantees cómo hacer frente al pago de la compañía, es decir, cómo vas a financiar la compra. Dentro del mercado encontrarás diferentes alternativas, pero aquí te contamos las principales.

De qué depende el tipo de financiación

En primer lugar, debes tener en cuenta el ciclo económico del momento en el que decidas comprar una compañía. Cuando en la economía hay menos liquidez, la deuda es más cara debido a que los bancos exigen más intereses por prestarte dinero. También cuanto más riesgo vea el banco en tu proyecto, más intereses te cobrará. Además, el tipo de financiación a la que puedes acceder dependerá de:

  1. El flujo de caja operativo que haya tenido la compañía hasta la fecha (beneficio neto más amortización).
  2. La calidad de los colaterales (garantías) que des.
  3. Tu prestigio y el de tus socios.
  4. El plan de negocio, ya que este puede jugar un papel importante en el fortalecimiento del rendimiento comercial de una empresa.
Si estás implementando tu plan de negocio te puede interesar: 6 pasos para crear un fuerte plan de negocios

En una compra de empresa puede haber diferentes tramos de deuda bancaria y se diferencian entre ellos por la preferencia que tienen en el cobro y en los intereses que se pagan. Los tipos de deuda que están a la cola en derecho de cobro exigen más intereses porque tienen más riesgo. A la hora de comprar una empresa puedes utilizar múltiples palancas de deuda.

Financiación bancaria a corto plazo

Si hablamos de financiación bancaria a corto plazo tendrías:

– Préstamos para financiar el circulante obtenido de entidades financieras, que pueden adoptar la forma de préstamos, línea de crédito o descuento de efectos.

– El factoring, con el que vendes las facturas a cobrar a una entidad financiera y esta te adelanta el dinero quedándose con un diferencial. De esta manera puedes llegar a un acuerdo con un banco para que te adelante el importe de las facturas a pagar por los clientes en los siguientes meses y con ese dinero realizar tú un pago al empresario.

– El confirming,  con el que el banco compra el crédito que tienes sobre tus clientes, de manera que te paga un dinero y a partir de ahí tu cliente tiene la deuda directamente con la entidad. Cuando contratas un confirming, das de baja el saldo como cliente de tu balance y trasladas al banco el riesgo de impago y con el dinero que el banco te ha pagado (con un descuento) por ese crédito puedes tú hacer un pago al vendedor.

Financiación bancaria a largo plazo

Por otro lado, la financiación bancaria a largo plazo es bastante frecuente en las compras apalancadas (con endeudamiento) y se utilizan diferentes tipos de deuda en función de los excesos y necesidades de caja previstos para los años futuros:

La deuda con garantía hipotecaria, es la que cobra menos intereses. Tiene un activo físico que la respalda y si el deudor no paga, el banco se queda con el activo. La entidad bancaria asume por tanto menos riesgo y por eso el interés es más bajo que cuando no hay activos que respalden el pago. Es posible obtener financiación por importe de hasta el 80% del valor del inmueble y puedes pactar un plazo de devolución largo.

Existe también el Sale & Lease back, que consiste en la venta de un activo de la empresa y la realización simultánea de un contrato de arrendamiento financiero sobre ese activo. Por lo tanto, la titularidad del bien se transmite pero se mantiene un derecho de uso sobre el mismo. Esto permite al vendedor coger todo el importe que genera una venta y seguir en las mismas instalaciones, pero pagando un alquiler.

Con mayores intereses está la Deuda Senior.  Se llama así porque tiene preferencia de cobro respecto al resto de las deudas. En ella se puede pactar un plazo entre 5 y 7 años, amortizable anualmente y obtener un período de carencia de 12 o 18 meses. Este tipo de deuda ya tiene cláusulas de protección (también llamados covenants financieros), son obligaciones de cumplir determinados ratios (Deuda/EBITDA, EBITDA/Intereses, Fondos propios mínimos, etcétera), que son revisados trimestralmente.

Los préstamos participativos consisten en la aportación de fondos a una empresa a cambio de la percepción de una remuneración basada en un tipo de interés variable en función de la evolución de la empresa prestataria. Su ventaja es que se sitúan después de los acreedores comunes en el orden de prelación de créditos, es decir, de cara a los bancos computan, sin serlo, como fondos propios (lo que permite incrementar más la deuda con bancos). El que otorga el préstamo no participa en el capital.

La Deuda Entresuelo (mezzanine) es otro nivel de financiación, subordinada a las anteriores. Hay fondos especializados en otorgar este tipo de financiación. Se llama de entresuelo porque está por delante del capital en derecho de cobro, pero por detrás de los demás acreedores. Como el que la presta asume más riesgo, es un tipo de financiación con intereses más altos (entre el 15 y el 25%), suele tener amortización del 100% al vencimiento y un plazo de devolución más largo: 8 o 10 años. Permite a la Compañía disponer de cash flow libre durante la vida de la deuda para implementar estrategias de crecimiento y desarrollo. Las restricciones (covenants) que impone el que presta son menores.

Este tipo de deuda permite al que la otorga la posibilidad de acceder al capital a través de opciones de compra liberadas, de manera que si el proyecto va muy bien el que presta gana también mucho dinero. Otras veces, el que da la financiación adquiere también un porcentaje del capital y acepta sólo cobrar intereses cuando hay beneficios. Se suele acordar que la devolución del préstamo y sus intereses deba realizarse íntegramente antes de que los accionistas reciban ningún dividendo.

Las acciones preferentes

Junto a los diferentes tipos de deuda, si no quieres perder el control de las decisiones puedes dar acciones preferentes: estas acciones no suelen tener derecho de voto, están por delante en derecho de cobro al resto de acciones, pero por detrás de cualquier tipo de financiación en caso de liquidación.

Existen infinitos modelos de acciones preferentes pues se emiten a medida de cada compañía y de las circunstancias. Hay acciones preferentes que otorgan a su tenedor el derecho a recibir un dividendo determinado y si no se le puede pagar, acumularlo para cuando se pueda. Otras acciones preferentes son convertibles, de manera que si la empresa va muy bien pueden convertirlo en acciones normales y si va peor, acumula su derecho a dividendos hasta que se puedan pagar teniendo prioridad para recibirlos, por tanto, su tenedor tiene más recorrido al alza y está más protegido.

Dentro de un mundo cada día más globalizado, la compraventa de empresas se presenta como una magnífica vía para abordar un nuevo mercado o reforzar una posición competitiva. La principal dificultad que implica este tipo de operaciones es saber cómo abordarlas para no ser engañados y maximizar nuestro valor. Si estás planteándote comprar una empresa y buscas asesoramiento, no dudes en contactar con nuestro equipo de expertos. 

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

¿Qué es un Search Fund?

Estamos habituados a leer y ver en medios de comunicación términos como private equity, family office o business angel. Pero ¿ocurre lo mismo con Search Fund? ¿sabes qué es? y lo que es más importante ¿sabes cómo puede ayudar a tu empresa?

Cómo el Search Fund ayuda a tu empresa

Se trata de un concepto de inversión muy desarrollado en Estados Unidos y que comienza a tomar relevancia en España. Los Search Fund pueden ser una alternativa real para empresas que necesitan inversores o por el contrario para emprendedores que quieren comprar una compañía.

Antes de conocer cómo ayudan al crecimiento de las compañías es importante saber quién forma el Search Fund. Están conformados por un grupo de inversores que entregan dinero a uno o varios profesionales (o en algunos casos emprendedores) para que estos, a su vez, se dediquen exclusivamente durante un tiempo a buscar empresas en las que invertir. Este tipo de inversor ayuda a financiar en una primera etapa la búsqueda y luego en un segundo paso la inversión o la compra de la compañía.

El volumen de inversión que realiza cada inversor participante en el Search Fund varía entre 20.000 y 50.000 euros y con una previsión de captación entre 150.000 y 300.000 euros en total. Este dinero generalmente se destina al pago del sueldo de los ejecutivos y gastos durante la búsqueda. A cambio los inversores obtienen el derecho, que no la obligación, de invertir pro-rata en el capital de la empresa encontrada.

Atendiendo a lo que hemos explicado, el dinero de los inversores se pone en dos fases. Una primera etapa donde el dinero se deposita para financiar la búsqueda, y una segunda etapa para la compra de la empresa.

La inversión realizada para la búsqueda no se “pierde”. Este capital se suele convertir en acciones de la compañía con un descuento respecto del valor de adquisición de los demás inversores. Mediante esta estrategia se busca compensar a los promotores del Search Fund debido al riesgo asumido financiando el trabajo.

¿El Search Fund es un buen comprador para los empresarios que quieren vender sus empresas?

Si eres un empresario y viene a verte un Search Fund, a lo mejor no es el mejor comprador por qué ahora mismo hay muchísimo dinero en el sistema y se pueden encontrar muchos compradores que pueden pagar más. Si eres un empresario que quiere vender, ¡no vendas al primero que viene a verte, vende a aquel que más puede pagar!

Para entender mejor qué es el Search Fund y por qué no representa el mejor comprador para los empresarios que quieren vender sus compañías maximizando el precio, puedes ver este vídeo de “las claves en la compra venta de empresas” con Enrique Quemada, Presidente de ONEtoONE.

Como ha explicado el Presidente de ONEtoONE en el vídeo, si un empresario quiere vender su empresa después de 30 años de creación de valor, es necesario contratar un equipo profesional que busque en el mundo las entidades que más pueden pagar y que tengan sinergias con su compañía. Sólo de esta manera será posible quedarse con la tranquilidad de haber hecho un buen trabajo y maximizar el valor creado.

Si te planteas la venta de tu compañía y quieres maximizar el precio, tendrás que pasar además por diferentes etapas. Descárgate ya el eBook donde encontrarás las 10 claves que te ayudarán a maximizar el precio final.

Los inversores en el Search Fund suelen protegerse

Destacar que los inversores en el Search Fund suelen protegerse con cláusulas de preferencia en el retorno a la inversión sobre el empresario o promotor del fondo, en el caso de no cumplirse la rentabilidad objetivo. Este tipo de inversor puede solicitar acciones preferentes o incluso exigir un retorno mínimo sobre el capital, de manera que sólo una vez que ellos han conseguido su retorno a la inversión, el empresario promotor del fondo puede obtener la parte que le corresponde.

¿Qué recibe el emprendedor del Search Fund?

Una vez llevada a cabo la compra el emprendedor del Search Fund suele recibir entre un 15% y un 30% de la compañía, en tres fases:

1. Compra de la empresa.

2. Segunda etapa en la cual el emprendedor continúa como empleado (entre 4 y 5 años, liberándose las acciones año a año).

3. La tercera etapa llega si se alcanzan los objetivos. Se suele establecer tramos de objetivos en los que los inversores van cediendo más capital según la rentabilidad anual supere el 15, 20, 25 o 30 por ciento. Otras veces se hace sobre el EBITDA acumulado o según se vaya pagando la deuda subordinada.

En caso de que los inversores liberen acciones en función de la rentabilidad que genere la inversión, es posible pactar con ellos que en el caso que no se venda la empresa, a los cinco años se hará una valoración por un asesor independiente y se calculará la rentabilidad obtenida para determinar cuánto corresponde del capital.

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

El sector tecnológico español acelerará su actividad en M&A en 2015

ONEtoONE ha elaborado la segunda edición del Informe sobre la actividad corporativa en el sector TI español titulado “El crecimiento corporativo como alternativa para el sector tecnológico”, donde se muestra una radiografía sectorial así como un análisis de las tendencias y conclusiones en futuros procesos de M&A.

El estudio desarrollado por Bernar de la Hera, ICT Specialist de ONEtoONE y Francisco Duato, Partner de ONEtoONE, revela el buen momento corporativo por el que pasa el sector. Durante el pasado 2014 se llevaron a cabo un 94,2% más de operaciones corporativas, dato que se traduce en un volumen de inversión superior a los 1.000 millones de euros, un 86,8% más que en 2013.

El sector TI, e Internet particularmente, se confirma como un sector en pleno crecimiento respecto a la creación de nuevas empresas, originado por el fuerte desarrollo de aplicaciones centradas en movilidad e internet y un fuerte impulso promovido desde las administraciones en el desarrollo del emprendimiento, por el interés de fondos especializados en capital semilla y por el acompañamiento de family offices interesados por la tecnología.

Un año más el análisis elaborado en el Informe marca como principales retos del sector la falta de tamaño, falta de propiedad intelectual, así como su alta dependencia del mercado local y problemas para adaptarse a los nuevos modelos Cloud.

Dentro del estudio se incluye además un análisis de las principales operaciones en corporate finance registradas durante el 2014 en el sector TI. No obstante cabe destacar que los inversores financieros han sido los grandes protagonistas de la actividad corporativa en el sector, representando un 80,2% de la actividad total y un crecimiento por número de operaciones del 113,2% con respecto al año anterior. Por su parte, los industriales (compañías que compran otras compañías) han aumentado su actividad un 28,6%.

Si desea acceder al Informe completo, solo debe clicar en la imagen de abajo.

ONEtoONE_compraventaempresas_descarga_estudio_2015

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Empresario cansado, resiste

El empresario llega al verano 2015 muy cansado. Han sido siete años de lucha contra la crisis. Ha refinanciado las pólizas de crédito con bancos y ha dado garantías personales con todos sus bienes (su casa y sus ahorros: todo) para salvar su empresa del concurso. Lo ha conseguido, la empresa sigue viva. Este hombre es un héroe, o debería serlo.

Así están los empresarios españoles, accionistas de Pymes que representan el 86% del tejido empresarial español. Muchos de ellos son cosiderados malas personas y son vilipendiados precisamente por ser empresarios. Hay 200.000 de ellos que ya no están, lo han perdido todo con la crisis, y con ellos sus empleados (de ahí tanto paro en España).

La crisis ha provocado una caída de sus ventas del 40%. Como consecuencia, con todo el dolor de su corazón, ha tenido que prescindir de compañeros a los que quería. Era la única manera de evitar la quiebra, poder indemnizarles y salvar el trabajo de los empleados que quedan.

Su familia no comprenden por qué no paga dividendos y le acusan de avaro y mal gestor. Sus clientes tardan muchos meses en pagarle (algunos le piden quitas) y sus proveedores le exigen pagar al contado o adelantar el dinero 90 días con carta de crédito. Pero sigue luchando, haciendo maravares para tener liquidez, porque sabe que ser un empresario no es cuestión de hacer dinero, sino una manera de convertirse en quien tú eres.

Este julio ha surgido nueva ley que le castigan personalmente por cualquier acto ilícito que hagan sus empleados dentro de la empresa, aunque él no lo haga ni se entere. No solo pierde su patrimonio, puede tocar barrote si se despista. Más presión.

Este empresario está cansado, y ve que entran en su mercado competidores extranjeros más grandes y competitivos en costes, con más economías de escala y más capacidad de investigación. Él tiene que sacar ingenio de donde puede para competir con estos titanes que le provocan un estrechamiento de márgenes.

Se siente sólo, sus hijos no quieren saber de la empresa, quieren que la venda. De hecho prevé guerra entre sus hijos si la heredan, porque no ve un líder claro. Es terrible mirar detrás de tu hombro cuando intentas liderar y ver que ahí no hay nadie.

Pero él ahí sigue, luchando denodadamente, inasequible al desaliento, viajando al exterior con su pobre inglés para abrir nuevos mercados, viendo como le engañan y lo duro que resulta exportar, pero perseverando porque su empresa, sus empleados y sus ahorros están en juego y necesitan de todas sus energías. Sabe que no se hacen grandes cosas sin grandes fatigas.

Sun Tzu enseñó que los guerreros victoriosos ganan primero y luego van a la guerra, mientras que los guerreros derrotados primero van a la guerra y luego intentan ganar. Tal vez sea el momento de juntar fuerzas con otros empresarios, buscar inversores o vender la compañía mientras todavía es relevante (y antes de que la presión pueda con él). Para eso hay que prepararse y buscarlo, porque la suerte sólo aparece cuando la preparación se encuentra con la oportunidad.

Y la oportunidad está ahi, el dinero abunda, las bolsas están por las nubes y multitud de inversores quieren entrar en España.

Si este empresario es sabio, buscará inversores o venderá antes de que los grandes competidores extranjeros le quiten los clientes y la cuota de mercado (o que venga otra crisis, que vendrá).

Porque la vida no consiste en esperar que pase la tormenta, sino en aprender a bailar bajo la lluvia. Es hora de actuar. Lo decía Thomas Edison, sin ejecución las ideas no son más que otra forma de alucinación.

Artículo escrito por Enrique Quemada, Presidente de ONEtoONE Corporate Finance Group, para Expansión.com

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Los asesores en la venta de una empresa ¿son necesarios?

Estamos envueltos por el espíritu de Do It Yourself y los video-tutoriales. Ahora nos lanzamos a realizar actividades como reparaciones, montajes o nuevas creaciones con la única premisa de la información que encontramos en el gigante Google. ¿Puedes hacer un DIY en la venta de tu empresa? ¿existe un video sobre cómo vender? ¿ya no son necesarios los asesores?

La compraventa de una compañía es un proceso mucho más complejo que cualquier otra compra o venta, ya que una empresa es un elemento vivo, con un valor que aumenta o disminuye en virtud de un fondo de comercio que hay que entender. Además es un proceso que afecta a terceras personas como empleados, clientes o proveedores. A su vez, hay responsabilidades jurídicas que pueden tener importantes consecuencias económicas para las partes. Lanzarse solo al proceso de compraventa, sin duda, es un riesgo añadido.

Muchas veces los empresarios toman la decisión de vender o comprar una empresa y no entienden por qué deben contar con un asesor que les ayuden en el proceso. Ellos prefieren llevar todas las fases solos a la vez que continúan con la actividad de su compañía. Esta opción es totalmente respetable, pero quizás no sea la más apropiada si queremos lograr nuestro objetivo: vender la empresa por el máximo valor posible.No debes pensar la falsa idea de que por contar con un asesor vas a perder prestigio, o van a pensar que no eres suficientemente bueno como empresario. Todo lo contrario. Las empresas grandes a la hora de realizar la compra o la venta de la misma, en la mayoría de los casos, cuentan con un asesor financiero.

En muchas ocasiones, cuando aparece un comprador interesado en nuestra empresa preferimos llevar el proceso solos porque nadie va a conocer mejor nuestra empresa que nosotros y nuestros asesores internos. Pero de lo que no somos conscientes es que seguramente nuestros compradores cuenten con un asesore muy cualificado, con experiencia mercantil, financiera y de negociación y eso se ve reflejado en las condiciones fiscales del acuerdo.

Como ya hemos dicho, la venta de una empresa es un proceso complejo en el cual, o se conoce bien cada una de las partes, o nos pueden sacar ventaja fiscal y en la negociación. Habitualmente, la venta de empresas es un ámbito en el que no está acostumbrado a moverse el empresario y no es consciente de que se juega algo muy importante. La experiencia es algo fundamental.

Gracias al trabajo del asesor, el empresario se libera y cuenta con tiempo para dedicarse a mejorar el negocio, lo que repercute en una mejora en el valor de la compañía. El proceso de venta consume mucho tiempo y esfuerzo, esto hace de él que sea agotador y en muchos casos frustrante. Por ello, es en este momento cuando el vendedor debe centrar su atención y esfuerzo en que su empresa se encuentre en las mejores condiciones para obtener el mayor valor por ella.

Otra ventaja fundamental que aporta el asesor es la racionalización del proceso. Está demostrado que cuando una empresa no cuenta con un asesor en el proceso de venta, el margen de fracaso es de un 60%. Sin embargo, cuando cuenta con asesores se reduce a un 15% si dispone de él.

Si cuando nos visita un inspector de Hacienda al contamos siempre con un asesor fiscal, o si contratamos un arquitecto para construir nuestra casa, ¿por qué lanzarnos a vender nuestra empresa solos si desconocemos cómo hacerlo?

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas, Enrique Quemada

¿Puedo comprar una empresa?

Si atendemos a la actual coyuntura económica la respuesta sería sencilla, no. Pero la respuesta correcta no es siempre la evidente. Enrique Quemada Clariana, CEO de ONEtoONE Corporate Finance, da un ejemplo de ello con su libro “¿Puedo comprar una empresa?” (Ediciones Pirámide), donde aporta todas las claves para el comienzo de un nuevo proyecto empresarial a través de la compra de una empresa.

«España precisa de una generación de empresarios -con ambición y formados- que hagan crecer a través de adquisiciones un tejido empresarial que necesita de escala y habilidades de gestión para ganar competitividad internacional”, escribe Quemada.
En su segundo libro, Enrique Quemada, logra acercar al lector el proceso de compra de una empresa gracias a una narración amena, cercana y repleta de ejemplos prácticos, donde la falta de capital no es excusa. «Hay cientos de maneras para conseguir comprar una empresa aunque no tengas ahorros suficientes. Yo te voy a contar algunas, para que descubras este mundo lleno de oportunidades”.
“¿Puedo comprar una empresa?” de Enrique Quemada se situó en la lista de los diez libros de no ficción más vendidos en su primera semana, agotando la primera edición. Además fue seleccionado como uno de los 10 mejores libros de habilidades directivas del 2012 por los Premios Know Square.

Se trata de un libro imprescindible para todos aquellos que quieran dar respuesta a su espíritu emprendedor. “Si tienes esa inquietud, te animo a que te lances a esta apasionante aventura. No sólo crearás mucha riqueza para ti y los tuyos, también crecerás personal y profesionalmente de una manera que no habías imaginado y podrás alcanzar un grado de satisfacción con el que nunca soñaste. Espero que este libro te ayude a hacerlo y puedas disfrutar como mereces de una nueva y apasionante vida profesional”, anima Enrique Quemada.

Puede adquirir el libro en la página web dedicada a “¿Puedo comprar una empresa?”.

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Due Diligence: el paso previo a la adquisición de una empresa

Hace unos días te hablábamos de la importancia de un proceso de due diligence, ofreciéndote las claves sobre esta etapa crucial dentro de la compraventa de una compañía. Si quieres conocer con mayor profundidad el desarrollo de una diu diligence te animamos a leer el libro “La Due Diligence Financiera. El paso previo a la adquisición de una empresa” escrito por Ana María Martos Matín, Socia de ONEtoONE Corporate Finance.

¿Cómo se desarrolla?, ¿qué analiza? ¿cómo se obtienen los resultados?, ¿cómo se interpretan?…estas son solo algunas de las preguntas a las da respuesta la autora a lo largo del libro. La revisión integral de una empresa es imprescindible en todo proceso de compraventa.
El directivo que deba enfrentarse al equipo de asesores que llevará a cabo una Due Diligence financiera encontrará en estas páginas el suficiente detalle como para comprender el alcance del trabajo que se va a efectuar, cómo se va a hacer y qué sentido tiene cada análisis que se realice. Asimismo, el empresario que espere los resultados de una Due Diligence para interpretarlos en el contexto de los términos de la compraventa acordados y presentar sus recomendaciones a los accionistas potenciales compradores sabrá exactamente qué puede aportar una Due Diligence y lo importante que es definir su alcance conjuntamente con sus asesores, para que los resultados cumplan sus expectativas.

Si está interesado en adquirir el libro puede hacerlo en la página de la editorial (disponible también en formato electrónico).

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Due Diligence ¿prueba de fuego en la compraventa de una empresa?

Imagínese que va a comprar un piso pero solo lo ha podido ver en fotos. Lo que ha visto hasta el momento le gusta pero ¿lo adquiriría solo por un par de fotos? Seguro que su respuesta es no. Algo parecido sucede dentro de un proceso de compraventa de una empresa. El potencial comprador solo ve las “fotos” que el vendedor quiere enseñarle. El proceso de due diligence es el modo que se reserva el comprador para conocer el estado real de la empresa y conocer si las fotos tenías o no “photoshop”.

Todo comprador de una empresa precisa conocer la situación real de la compañía a través de una auditoría, due diligence, que abarque no sólo el área financiera de la compañía, sino también sus aspectos legales, laborales, medioambientales, etcétera.

Tradicionalmente la due diligence es realizada por el comprador una vez que su oferta (sujeta a due diligence) ha sido aceptada. Habitualmente abarcar entre cuatro y ocho semanas, periodo en el que se negocia de forma paralela el contrato de compraventa.

Destacar que el comprador suele pedir exclusividad durante un periodo si va a gastarse dinero en la due diligence y es normal concederlo. Sin embargo hay que tener en cuenta que  el vendedor mientras dure el proceso de due diligence va a mantener negociaciones con un solo comprador corriendo el riesgo de que éste, al estar en exclusividad, exija un descuento final en el precio.

Una vez finalizada la due diligence, sus resultados pueden ser una herramienta esencial para verificar si el precio ofrecido es adecuado. A raíz de los resultados, el comprador  tiene la capacidad para utilizarlos como herramienta para negociar el precio o los términos del contrato. Este hecho se une a que habitualmente el vendedor no es consciente de sus propios problemas hasta que el comprador se los descubre en la due diligence, lo que le pone en situación de debilidad negociadora.

Además puede darse el caso de que el vendedor necesite formalizar la compraventa de manera urgente, entonces se procede a la firma del contrato, pero se establece como condición que el comprador quede satisfecho con los resultados de la due diligence, la cual deberá hacerse en un plazo límite.

Sin duda, el proceso de due diligence es crucial dentro de un proceso de compraventa, la forma de encontrar o no los posibles “retoques” a la empresa en venta.

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Los 10 errores en la compra de una empresa (I)

1. Enamorarse de la empresa objetivo

Lo recomendable es mantener durante todo el periodo de compra la sangre fría y crear una distancia emocional frente a la empresa. No dejarse enganchar por el proceso de compraventa y por el deseo de rematar la operación. Para evitarlo resulta muy útil estudiar varias posibles adquisiciones al mismo tiempo.

2. Buscar la empresa perfecta

Decía Maquiavelo que lo mejor es enemigo de lo bueno.  Todas las empresas tienen fallos y defectos. Lo importante es que compres la empresa en la que tú, por tus capacidades, puedas crear más valor que los antiguos propietarios.

3. Aceptar el precio que te piden

Aunque digan que es un precio firme y definitivo, no te dejes influir. Lo ideal es hacer propuestas alternativas e iniciar el baile de la negociación. Si no tiene otro comprador que acepte su precio, entonces entrará en el baile marcado e irá cediendo hasta alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambos.

4. No hacer un estudio exhaustivo de la empresa

No te relajes en la due diligence. Las grandes bofetadas en compra de empresas vienen por haber estudiado superficialmente la información que te facilitan, por no realizar suficientes preguntas o por quedarse satisfecho con respuestas ambiguas o incompletas.

5. Entender poco el sector en el que entras

Aunque conozcas bien la empresa, puede que te estés metiendo en un sector en decadencia, con guerra de precios, capacidad ociosa o una dinámica competitiva que exige inversiones que tú no puedes abordar. Resulta fundamental que entiendas la industria en la que entras y sus fuerzas competitivas.

 

Mergers & Acquisitions, Compraventa de empresas

Riesgos previos en la compra de una empresa

Aunque como decía Voltaire, “el éxito siempre fue hijo de la audacia”, en el caso de del empresario y comprar una empresa se deben tener muchos más factores en cuenta que la valentía.

No todo el mundo está preparado ni capacitado para comprar una empresa. Si te estás planteando la compraventa de una empresa, tal vez tú no lo estés todavía y debas aun desarrollar determinadas capacidades.

Debes tener cuidado con lo que los psicólogos llama el “sesgo optimista”. Esta es la razón por la que se siguen abriendo nuevos restaurantes en las grandes ciudades cuando las estadísticas demuestran que el ratio de fracaso es del 90%. El que lo abre conoce las posibilidades pero piensa que no van con él, que el suyo va a ser distinto, mejor.

La gente que tiene éxito suele ser optimista y eso es bueno, pero tenemos que intentar hacer un análisis objetivo de nuestras posibilidades. Un ejercicio útil es sacarnos a nosotros mismos de la ecuación e intentar valorar si esa oportunidad que vemos es buena para un amigo nuestro.

En muchas ocasiones nos atribuimos el éxito de la empresa en la que trabajamos. Eres el jefe de una división muy rentable y piensas que es así gracias a ti, cuando la realidad es bien distinta y si no estuvieses allí, sería igual.

Cuando somos directivos de una prestigiosa empresa, nos apropiamos de su prestigio y pensamos que es nuestro, nos sentimos invencibles. La gente nos adula, nos invitan a comer y a eventos, nos tratan como gente importante, buscan hacer negocios con nosotros. Pero… ¿es realmente con nosotros? La  realidad  es que buscan trabajar con la empresa, nosotros somos sólo el instrumento.

Es muy importante que honestamente distingas tus capacidades de las capacidades de la empresa en la que trabajas y contemples qué podrías hacer tú sin ese fantástico paraguas. Pregúntate: ¿Tengo este prestigio por lo que yo he hecho o por la empresa para la que trabajo?, intenta ser brutalmente honesto pues te juegas mucho en la respuesta.

Por otro lado, si consideras que eres realmente bueno, has sido muy exitoso en tu carrera y piensas que son mérito tuyo todas esas cosas que cuentas que has hecho, ¡lánzate!, tienes por delante un océano de posibilidades.

El momento es extraordinario para aprovechar las oportunidades, pues abundan. Comprarás una compañía en el periodo bajo del ciclo, por lo que la subida natural del propio ciclo económico te ayudará a mejorar los beneficios y cumplir los objetivos.

No obstante, tienes que saber que comprar una empresa tiene muchos riesgos. Las posibilidades de fracasar son altas, al igual que las de ganar mucho dinero son también muy elevadas. Ya sabes: a más rentabilidad más riesgo.

Te enfrentas a cuatro riesgos:

  • No encontrar una empresa adecuada
  •  No conseguir completar la compra,
  •  Proceso de compraventa costoso
  •  Mala gestión posterior de la empresa

Hay ocasiones que la oportunidad te viene en bandeja, pasa el tren de tu vida y tú estás en la estación. Te han despedido y no ves próxima la posibilidad de un trabajo que cumpla tus aspiraciones, te han negado una promoción que consideras que te correspondía o tus jefes toman un rumbo con el que discrepas. Sabes que estás en el trabajo equivocado y sabes que acabarás dejándolo, las circunstancias te han abierto la oportunidad para lanzarte al cambio que siempre has soñado.

La mayoría de las veces los hombres no cambiamos hasta que no somos empujados al cambio, pues solemos ser prisioneros de la inercia profesional.

Cuando las cosas están en orden y estás bien, resulta muy difícil tomar la decisión. Pero cuando veas que se complican es mejor que tú dejes la compañía antes de que la empresa te deje a ti.

Ten presente que el proceso de comprarventa de una empresa es laborioso: te va a ocupar bastante tiempo y vas a tener que gastar dinero. Estudiarás y analizarás operaciones que no saldrán, por lo que te recomiendo que estudies varias posibles compras a la vez. Eso te ayudará a ser más objetivo en el análisis de cada una de ellas y no entramparte emocionalmente.

En esto de comprarventa de empresas, el que prueba y culmina una adquisición, repite. Una vez que un directivo ha probado las mieles de ser empresario, es difícil que quiera volver a su vida anterior.